MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Paz Soldán en Argentina

Carátula de suplemento en Página 12 . Fuente: página12

Así como Daniel Alarcón fue portada del suplemento Cultura de ayer en Página12, ahora le tocó el turno a Edmundo Paz Soldán. Estuvo también, desde luego, en Buenos Aires por motivo del FILBA. Paz Soldán es, hoy por hoy, un hombre feliz y satisfecho con la vida -ver foto relajada como prueba A- . Confieso que lo envidio. Lo envidio profundamente cada vez que entro al facebook y veo sus fotos. Lo envidio cada vez que lo veo con la risa abierta e inocultable, y luego voy a mi casa solitaria y me observo a mí mismo en el espejo demasiado grande y susurro entre dientes: "no hay mayor dolor que acordarse del tiempo feliz en la miseria". Silvina Friera lo entrevista a propósito de Palacio Quemado, su última novela, editada por Alfaguara:

Octavio Paz decía que a América latina le faltaba un pensamiento crítico. Y creo que parte de la explicación tiene que ver con el hecho de que a los intelectuales latinoamericanos les ha costado cortar amarras con el poder. La relación es bien ambivalente. Siempre ha habido escritores con una gran independencia política, que han sido capaces de luchar por sus ideas y que han mantenido una distancia muy sana con respecto al poder. Y lo han criticado. Pero uno de los gestos más típicos es criticar, pero a la vez estar fascinados por ese poder. Y a los políticos les interesa cooptar a los intelectuales. Quizás el caso paradigmático de esta ambivalencia es García Márquez. El otoño del patriarca es una de las mejores novelas sobre la corrupción del poder en América latina. Pero García Márquez no pudo mantener esa lucidez en su vida diaria. Todos sus justificativos respecto de su relación con (Fidel) Castro siempre han hecho agua.

También le preguntan sobre su próxima novela, que lleva como título provisional, espero, Los vivos y los muertos que pasa en un college:

Ni siquiera hay personajes latinos. Es una novela sobre la psicopatología de la violencia en la vida cotidiana en los Estados Unidos. Es mi primera novela no ambientada en Bolivia. Lo que siento que ha pasado es que desde la llegada de Evo al poder ha habido tanto interés en los medios por lo que está ocurriendo en Bolivia que he estado escribiendo muchos artículos, ensayos y crónicas para entender la situación boliviana, y de alguna forma me he saturado del tema. Me parece que la ficción se me ha convertido en un escape de tanto estar metido en el día a día de Bolivia.
Me muero de curiosidad por leer esa novela, de la que sé desde hace años y no sé por qué me parece un argumento para Chuck Pahlaniuk y no para Edmundo. Habrá que ver. Lo que no quita que cada vez que veo una foto de Edmundo mi corazón se encoja y piense: ¿Cuándo me tomará alguien a mí una foto para ponerla orgullosamente en su facebook? ¿Cuándo?

Etiquetas: , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

2:42 p.m.

Es posible que ese alguien exista, solamente que no se han cruzado, es buena pregunta, cuándo...    



» Publicar un comentario