MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Los abortos de Vía Revolucionaria

Mi adorada Kate como April Wheeler. Fuente: canaltcm

Hace unos días fui a ver la película Vía Revolucionaria (traducida pésima, mediocremente, como Solo un sueño) de Sam Mendes, basada en la novela de Richard Yates. Bueno, ya saben, en realidad fui a ver a la mujer de mi vida, Kate Winslet (dirigida por el hombre de su vida, Mendes). Los disfuerzos de Leonardo di Caprio por robarse un show donde solo era una comparsa competían con el afán, ambicioso, desmedido, enamorado, de Sam Mendes de convertir a la magullada April Wheeler en una heroína a la altura de su adoradísima Kate. Con eso traiciona la novela de Richard Yates, en la que los dos esposos Wheeler están igual de encarcelados y atrapados en sus sueños imposibles de cumplir (aunque la diferencia es que Frank es solo un hablador y April una revolucionaria ilusa que alguna vez le creyó); pero hay que decir a su favor que ha sabido subrayar las mejores frases de la novela y las ha dicho tal cual. Para los fans de Yates, eso es de agradecer. Mi momento favorito (en la novela y en la película) es cuando Frank Wheeler, convencido al fin de su propia mediocridad, dice en el dictáfono: "Título: Hablando de Control de Inventarios, paréntesis, tercera revisión. Párrafo. Saber lo que uno tiene, coma, saber lo que uno necesita, coma, saber de lo que uno puede prescindir, guión. Eso es..." Tampoco voy a negar el impacto que me dio la frase de April, en mitad de una pelea con Frank, a quien ha dejado de amar: "Yo pensé que era amor pero solo era un chico que me hizo reír en una fiesta". Esa frase, textualmente, no existe en la novela pero sí un apropiado, cinematográfico, resumen del pensamiento de April en el momento que toma la decisión de abortar, mientras recuerda el beso de despedida (muy bien dirigido en le película, ciertamente) luego del mejor desayuno de sus vidas: "El beso, puesto a pensarlo, había sido perfectamente correcto: un beso casto, un beso amistoso, el beso que se da a un chico que acabas de conocer en una diesta, el chico con el que has bailado y te ha hecho reír y después te ha acompañado a casa, hablando de él todo el tiempo. El único error real, la única cosa injusta y deshonesta, había sido verle como algo más que eso. Oh, durante un par de meses, solo por diversión, no habría estado mal jugar a eso con un chico ¡pero tantos años seguidos!"

A la amiga con la que fui a ver la película le pareció que no había mucha coherencia en la amenaza de Frank, en una pelea anterior a la final, de conseguirle a April un psiquiatra. También le pareció un poco maniquea la presencia de John Givings, el hijo loco de la casera que sin embargo es el único lúcido de la novela. Ambas apreciaciones son correctas en cuanto a que Mendes ha eliminado completamente todas las referencias al psiconálisis que se hacen en la novela. Es obvio que Yates detestaba el psiconálisis y esa búsqueda contemporánea de "solucionar" la vida de los demás haciéndolos encajar en una línea media. Yates, realmente, odiaba a los psiquiatras (loqueros los llama) y a los manicomios; quería vivir establecido en aquella locura lúcida que le permitía escribir. Yates es Givings, eso es obvio. De hecho, al final de la novela un exitoso negociante Frank Wheeler se encuentra con su vecino Shep y le comenta que está en terapia con un psicólogo. Le dice "A mí me parece que estamos llegando a un terreno bastante básico; cosa que yo nunca me había planteado acerca de la relación con mi padre..." Shep siente lástima y decpeción por aquello en "lo que se ha convertido" Frank. A mí me da más bien ternura. Pobre Frank. Pobre April.

Atención, que lo siguiente puede ser considerado spolier así que, si no han visto la pela ni leído el libro, no lo lean: La escena en que April aparece ensangrentada luego de su aborto viendo por su enorme ventana la luminosa Revolutionary road y sus jardines verdes, una sofisticación innecesaria de Sam Mendes, se justifica dada la lectura del propio Richard Yates sobre su novela. En la edición de Emecé recuperan felizmente sus palabras al respecto:

Alguien me preguntó en una fiesta sobre mi novela y le respondí que estaba escribiendo sobre el aborto. Le dije que era una sucesión de abortos de todo tipo: una obra abortada, varias carreras abortadas, una infinidad de ambiciones y planes abortados, todo lo cual conduce a un aborto real, físico, y a una muerte al final. Tal vez ése sea el mejor resumen de la novela que puedo ofrecer. Durante los cincuenta prevalecía un generalizado deseo conformista en todo el país, y no solo en las urbanizaciones: una suerte de búsqueda de seguridad, ciega y desesperada, que se encarnó políticamente en el gobierno de Eisenhower y en la caza de brujas de Joe McCarthy. Muchos estadounidenses estaban muy preocupados por ello, pues parecía una traición absoluta a nuestro más gallardo espíritu revolucionario, un espíritu que quise ver encarnado en el personaje de April Wheeler. El título alude a que la vía revolucionaria de 1776 había llegado prácticamente a su fin en los años cincuenta"

Finalmente, solo me queda agregar que las citas de este post las he tomado de la edición de la novela publicada por Emecé (2003) y traducida por Luis Murillo Fort, y que Kate Winslet es una estupenda actriz y una mujer hermosa, absolutamente hermosa, tanto cuando se está riendo como cuando está peleándose, cuando tiene fe o cuando la ha perdido, cuando hace el amor en la cocina, cuando baila el jitterbug o cuando huye de sí misma por un bosque. Hermosa.

Etiquetas: , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

5:51 p.m.

oe thays, mas respeto que kate es del mundo , es una diosa , cuidado man q sales mal parado, kate es de quien la ve.
en the reader es la mejor, ese uniforme de boletera me mata, es una diosa.
la mejor.    



7:50 a.m.

Hola Iván. ¡Qué bien que hayas escrito sobre "Vías Revolucionarias". Estupenda novela. También te recomiendo mucho otra de él, bastante compacta, que se entitula "April Parade". A mí sí me pareció muy buena la película y agradecí que Mendes incluyera en varias escenas el diálogo de la novela.
No sé si te habrás dado cuenta del detalle, pero la escena a la que te refieres (el spoiler) de alguna manera grafica y hace eco (incluso con el vestido blanco) de un momento traumático que April vivió de adolescente:
"...but the school smell made his think of one particular time she had told him, a morning in Rye Country Day..." p. 19, Vintage, 2008. A mí esto me pareció muy acertado de parte de Mendes.

Curioso, a mí más que una revolucionaria April me parece una versión 1955-1960 -y trágicamente pre-Feminine Mystique- de una Emma Bovary y Daisy Buchanan (lo de la 'top girl' en vestidos diáfanos y blancos). Como probablemente sabes, Yates los admiraba muchísimo a Flaubert y Fitzgerald. En el contexto de 1955, que es cuando se supone ocurre la historia, sí me pareció coherente la amenaza de Frank. Una mujer como April que tiene ambiciones y que no entró completamente en la mística de la maternidad y que contempla en serio el aborto bien fácil sería patologizada y satanizada como una mujer que no acepta su condición de mujer... ah y no solo entonces. Chequea el post que escribió Renato Cisneros hace unas semanas entitulado "El Tío Embarazado" en donde toca el tema de embarazos no deseados y aborto y verás. Saludos.

**C.    



8:49 a.m.

Bueno somos admininistradores de un video blog y queriamos ofrecerle nuestro espacio para que repondiera a las agresiones que le han hecho por su ultima novela en una reunion de literatura llamada por Rodolfo Ybarra. Quremso saber que piensa sobre esa posición y esa agresiones.

aqui le dejo el video donde han críticado su novela:

http://utero.pe/2009/02/13/la-guerra-de-la-literatura/

aqui le dejo la entrada de nuestro video blog:
http://libertadperiodistica.blogspot.com/

si esta interesado puede contestar en nuestro correo: jorgeureta9@gmail.com o sino al nuemro: 997484306    



10:19 a.m.

Buen comentario, C. Muy acertado, gracias por enviarlo. Genial la idea de April y sus antecedentes literarias...

Ah! es cierto que sam mendes es un gruppie y la pelicula esta llena de guiños.

saludos

IVAN    



10:20 a.m.

Gracias, Jus, pero no estoy interesado en contestar a ese señor y menos aún de ver el video de ocram. Qué aburrido.

saludos

IVAN    



11:10 a.m.

Gracias Iván por malograrme la película que unos amigos me recomendaron y que recién encontré en huancayo, la guardaré hasta que olvide el argumento, y ya que estás de buenas para aguar el interés, porqué no nos cuentas el argumento de tu novelucha y así ya no la busco para leerla por cultura general?...    



7:52 p.m.

No he leído aún la novela, pero la cinta es buena ( a secas) y bueno es el año de Winslet. The reader es una interesante reflexión. Saludos desde México.    



1:04 a.m.

Muy buenas, me ha gustado mucho este post, de hecho me encantaría que pusieras un comentario en mi blog http://www.historiasdecine.com/2009/01/24/revolutionary-road/ para que unos cuantos reacios a este film vieran un poco más.
Gracias.    



10:40 a.m.

Al Anónimo de las 11:10

Yo hice una Advertencia Spoiler, así que cumplí con la regla de los blogs. Si las desconoces, es tu culpa. Mejor no entres a blogs hasta que te enteres del código.

saludos

IVAN    



12:10 p.m.

Gracias por advertir de los spoilers, algunos no lo hacen.    



8:58 a.m.

Gracias por aceptar el comment de las 11:10. una cosa es decir de qué trata la peli y otra es por ejemplo contar como muere un protagonista o qué sucede en el desenlace. practicamente me la contaste antes del aviso de Spoiler. mejor en cuestión de Pelis avisemos desde el inicio. eso si de libros si pon lo que te parezca porque sólo así a veces me entero que existen. Saludos desde Huancayo. Elio Osejo - Poeta
http://fuegoinquisidor.blogspot.com    



» Publicar un comentario