MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Revolutionary Road, Paz Soldán y K.W.

La hermosa Kate y Leonardo Di Caprio en la película. Fuente: flickr

Hay dos motivos para ver la película Revolutionary Road: la novela de Richard Yates en la que se basa es extraordinaria, y aparece como protagonista Kate Winslet. Pero como casi siempre la sensación, lual ver una película basada en una novela estupenda, es de frustración, acordemos que solo existe una razón para ver Revolutionary Road y esa es Kate Winslet. Y no hace falta ninguna más. Desde luego, no todos los seres humanos son tan francos a la hora de confesar sus amores platónicos como yo, por lo que no me sorprende que Edmundo Paz Soldán haya preferido hablar de la novela de Yates, editada por Mondadori y reeditada por Alfaguara, antes que decir lo único que obviamente quería decir: que Kate Winslet es la actriz más guapa, inteligente y maravillosa de Hollywood en los últimos 25 años. ¡Anda a llorar al río, Scarlette! Dice Paz Soldán:

Confieso que decidí leer Vía Revolucionaria (Alfaguara), la novela de Richard Yates, gracias a la avalancha publicitaria para promocionar la película basada en la novela. (...) El efecto Hollywood puede verse incluso en las páginas del New Yorker, la revista que en vida rechazó los cuentos de Yates por considerarlos crueles: esta semana, su crítico literario estrella, James Wood, dedica cinco páginas a una relectura de Vía Revolucionaria, y concluye que, a casi cincuenta años de su publicación, la novela de Yates "parece más radical que nunca".¿Qué tiene de radical esta novela? Sus logros pueden apreciarse mejor si comparamos el trabajo de Yates con el de los escritores de su generación, J. D. Salinger y John Cheever. Salinger creó rebeldes al sistema en la década conformista de los cincuenta, y Cheever se ocupó de dotar a sus personajes de un aura romántica y situarlos en medio de los suburbios, esa invención de fines de los cuarenta. Lo que hace Yates en Vía Revolucionaria es, con una prosa que no llama la atención en sí misma pero que se las ingenia para alcanzar profundas resonancias simbólicas, crear personajes con apariencia rebelde y romántica, pero que en el fondo no son nada revolucionarios (el título de la novela es, por supuesto, irónico) (...) La excelencia de una obra no sólo se mide por los admiradores o detractores que tiene sino por su capacidad de generar textos. Vía Revolucionaria es una máquina productora de textos: de ahí proceden las novelas de A. M. Homes (Music for Torching), Rick Moody (The Ice Storm) y Tom Perrota (Little Children), y los guiones de la película American Beauty y la serie televisiva Mad Men. Su mundo también insinúa varios temas que serán luego explorados por Carver y Ford. Los adultos del suburbio de Yates son niños atrapados en un parque, y ya lo sabe el narrador de la novela: "en la distancia, todas las voces de los niños suenan igual". Sí, muchas obras nos suenan parecidas a Vía Revolucionaria. Pero Yates llegó primero, y lo que hizo, lo hizo mejor que nadie.

Por cierto, como no podía ser de otro modo K.W. es el ícono para todos los que quieren adaptar novelas al cine. También está teniendo mucho éxito por su papel en "The Reader", adaptación de la novela de Bernard Schlink, también notable. Y ya que estamos hablando de Kate, absolutamente en plan off topic, les recomiendo que vean el capítulo en el que aparece en la serie de la BBC, "Extras", divertidísima y absolutamente encantadora, y si después no caen rendidos a sus pies entonces es que ustedes hasta ahora no se enteran de nada.

Etiquetas: , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

10:37 a.m.

Hay algunos errores, por ejemplo, en eso de adoptar, creo que es adaptar. Suerte.    



12:13 p.m.

Más sobre Kate Winslet y la adaptación fílmica de Der Voseler de B. Schlink, en el blog de P. Assouline, ayer.
POLIDORO CABEZAS (Pescador anchovetero)    



» Publicar un comentario