MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Eduardo Lago en francés (y yo también)

Enrique Vila Matas, André Gabastou (traductor), Eduardo Lago y Claire Julliard. Foto: Ricardo Sumalavia

Ricardo Sumalavia es un estupendo amigo, un gran escritor, un atento corresponsal desde Burdeos, pero es un pésimo fotógrafo. Eso es un hecho. De todos modos, coloco aquí esta oscura foto tomada por Ricardo para celebrar esta reunión de buenos amigos: Enrique Vila Matas presentando el libro de Eduardo Lago, Llámame Brooklyn, traducido al francés por la delicada editorial Stock (aquella que hace varios años publicó la novela de Mario Bellatin Salón de belleza y la llevó hasta ser finalista del Medicis a mejor novela extranjera). La reunión se llevó a cabo en el contexto de la Escale du Livre de Bordeaux.

Por cierto, también a mí me editarán en francés. Un lugar llamado Oreja de perro ha sido contratada por Gallimard. Con eso, esa novela tan triste y que emocionalmente me costó tanto escribir, ha sido cobijada por las dos editoriales más prestigiosas en su respectivo idioma. Nada mal ¿verdad? Ojalá tenga oportunidad de presentarla en Burdeos junto a Ricardo, y también en París por supuesto. Curioso: el año pasado fui a París del brazo de una ex-novia. Al regresar, pensé que difícilmente volvería alguna vez a esa ciudad donde fui tan ilusoriamente feliz. Sin embargo, el destino me ha dado otra oportunidad al enviarme a Francia del brazo de mi novela. La vida nunca es bella ni fea sino original, dijo Italo Svevo. Hace meses jamás iba a imaginarme que terminaría diciendo (definitivamente no como Humphrey Bogart en Casablanca sino como Woody Allen en Hollywood Ending): "Thank God the French exist".

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

6:09 p.m.

Has tenido, Iván, más suerte que Proust con su primer tomo de En busca del tiempo perdido, el cual fue rechazado precisamente por Gallimard (el objetador culpable: André Gide; pienso en Duelo de Gigantes, con Marlon Brando y Jack Nicholson). Fue sólo con su segundo tomo, A la sombra de las muchachas en flor, que Proust pudo entrar a Gallimard y cargarse el Goncourt correspondiente a la época como feliz consecuencia. Si te lo ganas también tú noventa años después (difícil pero no imposible, en parte porque caes, creo, a “rigth time” con tu temática)entonces te invito un cebiche y tú pagas. Bonne chance, mon ami.
JOTABE POQUELIN    



9:24 p.m.

Felicitaciones, te lo mereces. Es un libro estupendo y el francés solo realzará su belleza. Sigue así,I,siempre tienes 21 días.    



6:16 p.m.

no te pases, la foto me parece muy bien tomada, esta encuadrada, tal vez le falte un poco de luz, pero creo que eso se debe al equipo fotografico y no al fotografo    



10:18 a.m.

a mi la foto me parece buena. tu criterio a veces es insoportablemente esteticista. no todo tiene que tener pirotecnia. o tambien tendriamos que decir de ti que eres un pesimo critico literario "eso lo sabemos".

felicidades por la traducción    



12:17 p.m.

Felicidades, Iván.
Pero recuerda que son traficantes de armas los nuevos amos de Gallimard (lee a Schrifin, que lo cuenta muy bien; también publicado en Anagrama).    



6:56 a.m.

.:.

me quedo con esta gran frase: "La vida nunca es bella ni fea sino original"...

gracias... (y suerte con tu novela)...

.:.    



» Publicar un comentario