MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Marsé conversa con Juan Cruz

Juan Marsé. Foto: Caterina Barjau/ el país

En una conversación, a manera de balance, con Juan Cruz, el flamante premio Cervantes Juan Marsé habla de política local pero también de literatura. Comenta, por ejemplo, una anécdota sobre la censura a su libro (uno de los mejores que le he leído) Si te dicen que caí:

Una estudiante americana que preparaba una tesis sobre la censura en España se metió en los archivos y encontró cosas muy curiosas. Al final del informe sobre Si te dicen que caí, el censor decía algo así como: "Si quitamos que salen maricones y gente de malvivir y prostitutas, si quitamos todo eso, todavía sería una porquería la novela". Para que quedara claro, ¿no?

La frase es genial, me he reído mucho. Pero luego me ha tocado sorprenderme mucho con lo que cuenta Marsé sobre su historia familiar:

Mi madre adoptiva había tenido un bebé muerto, y el médico le había dicho que no podía tener más hijos. Y mi madre había muerto. Mi padre me dio en adopción a esa señora. Ella salía con su marido de la clínica, pararon un taxi, y ahí iba mi padre, que la oyó llorar. Supo la historia, y les dijo: "A mí me ha pasado lo contrario. Perdí a mi esposa y tengo un niño de días. Y no sé qué hacer, porque además tengo otra niña de cinco años". Esa historia, según mi hermanastra Regina, no es cierta, mi madre se la inventó. Siempre he estado a favor de esa historia, me gusta porque parece sacada de una novela de Dickens. Pero Cuenca no ha encontrado en ninguna clínica ni en el Registro Civil constancia de ese niño muerto... Podían ser fantasías de mi madre, y mi madre adoptiva, Berta, tenía una fantasía extraordinaria (...) Yo tendría nueve años. Íbamos por la calle y una vecina le dijo a mi abuela paterna: "¡Qué niño más guapo! Se ve que no es un Marsé, porque no se parece en nada ni a su padre ni a su madre". Le pregunté a la abuela y ella empezó a contarme...; decía que había otros padres míos, pero que eso me lo comentaría mi madre, "porque ella prometió decírtelo cuando tuvieras 10 años". Eso precipitó la confesión de mi madre. Pero entonces yo me acoracé, no quería tener más padres, ya estaba bien con los que tenía. Y después tomé una actitud de indiferencia, de que aquello me resbalaba. Y mi padre adoptivo nunca me comentó nada. Cuando fui ya mayorcito, Regina empezó a contarme cosas de mi padre biológico... Pero yo estaba tan bien con aquellos padres, que decidí que aquéllos eran mis padres y punto.

Etiquetas: , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

2:30 p.m.

Curioso... Nada mal la historia, lo ùnico malo es el momento para leerla. En fin...    



4:23 p.m.

Estimado zeta, no termino de entender su breve comentario, por aquello de "el momento para leerla..." presumo que se refiere a estas navidades y si mi presuncion es correcta no veo porque sea un mal momento: Jesus tiene o tuvo tambien problemas con su paternidad y su historia es ademas bastante compleja; un padre -Jose- que al parecer no lo fue; una madre -Maria- que siendo virgen tuvo a su hijo; luego un padre que en realidad resulto ser dios encubierto por un angel, etc, etc.
Claro tampoco estoy diciendo que el señor Juan Marse en realidad sea como un dios, pero en realidad uno nunca sabe, no?

Saludos    



9:37 a.m.

Estimado, el comentario lo dije màs por mi lado, por mi momento en el cual escribì el comentario: ¿Usted puede leer, pensar, escribir adecuadamente con una fiesta con parlantes a todo volumen a sus espaldas? Difìcil, ¿no?Yo andaba en eso; y fucking Navidad, me vale madres lo que estè escrito en la biblia, que es sòlo ficciòn. Ni me creo que Marìa haya sido virgen y todo eso, asì que basta, no vengo por acà para que me recuerden una època tan fea del año. Tal vez no sea Dios, pero escritor, y eso es muy cercano...    



» Publicar un comentario