MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Más sobre el veto a editores independientes

Afiche promocional No al Veto. Fuente: borrador editores

Como saben, la Cámara Peruana del Libro se ha empeñado en enturbiar tercamente la noticia de la próxima Feria Internacional del Libro de Lima. El problema, de fácil solución para cualquiera, no podrá ser resuelto mientras lo que, al parecer, son rencillas personales se convierten en un veto contra una Asociación de Editores Independientes. El día de ayer, la ALPE organizó un evento donde denunciaron el tema. La nota sobre la Conferencia de Prensa ha aparecido en los principales medios del Perú, como el diario El Peruano, La República , Expreso y Perú21. El día de ayer, además, apareció algo al respecto en el diario El Comercio. De todas las notas, me parece oportuno el tratamiento de Perú21, que le da la voz a los protagonistas que explican sus razones concretamente. Por ejemplo, Germán Coronado (Peisa) rechaza la idea del subarriendo:
(...) soy su representante comercial. En la ficha de inscripción firmé como Peisa e indiqué –como todos lo hacen porque hay un espacio previsto para ello– que en el rótulo del stand se pusiera ALPE. Se me aceptó la ficha, cobraron el cheque y firmamos el contrato. El 12 de junio recibí una carta donde la CPL me comunicaba que había resuelto el contrato porque, según ellos, había infringido el reglamento de la feria al subarrendar los stands y, no solo eso, me pedían que no vulnere principios éticos. Era una barbaridad. No he subarrendado stands. Soy representante comercial de la ALPE, vendo sus libros”.

Por otra parte, Alfredo Vanini (Benvenuto editores), se da cuenta de lo mismo que yo denuncié en un anterior post, sobre la contradicción de la Cámara al declarar en la carta, primero, que el rechazo al ALPE se debe a la carencia de stands y luego:
... nos mandaron una carta –dirigida a cada editor y no a la ALPE, como corresponde– diciéndonos que nos alquilaban un stand a mitad de precio. Nos querían comprar, nos trataban como pobrecitos. ¿No decían que no tenían stands? Es decir, no tienen cuatro espacios para la ALPE pero sí alrededor de 20 si vamos separados. Sin duda, nos quieren dividir”.

Y Pierre Emile Vandoorne (Matalamanga) pone el dedo en la yaga al declarar:
O la CPL nos ve como un organismo paralelo que los quiere dividir –lo que no es cierto– o su enemistad contra uno de nosotros los ha llevado a tomar una decisión”. Vanini va más allá y califica como “nauseabunda” la actitud de la CPL. “Buscamos el diálogo y que la CPL nos restituya los stands sin condiciones. Si no lo hacen, tomaremos medidas legales”


¡Ajá! ¡Saltó la liebre! Pues no es descabellado pensar que, en realidad, la Cámara Peruana del Libro no tiene nada contra los editores jóvenes (a los que ha incluido en otras ferias, y también en ésta de manera independiente, y que además están presentes ampliamente en el programa cultural) sino contra la Alianza de esos editores. Y más precisamente, no contra la Alianza de esos editores sino contra el rol protagónico que Germán Coronado (ediciones Peisa) cumple en el entuerto, al ser el nexo entre la Alianza y la Cámara Peruana del Libro, a la que pertenece. Coronado siempre ha sido un editor muy crítico contra la CPL (recuerden su performance con esteras en la FIL Guadalajara, y sus innumerables peleas contra la mesa directiva de esta Cámara y de otras) y podría ser que lo que realmente quiere "vetar" es a que Germán Coronado decida usar el ALPE como un "caballo de troya" para "apoderarse" del gremio librero, ir sumando editoriales, librerías y distribuidoras, y al fin dar un "golpe de estado" a una institución conservadora como la CPL, que perdería representatividad ante el empuje de estos jóvenes editores. Es decir, al ceder esos cuatro stands a la ALPE -que en realidad, en las dimensiones feriales, es una ridiculez-, la CPL estaría cediendo mucho más terreno del que están dispuestos a ceder. He ahí el nudo gordiano. ¿Cómo se resolverá?

Obviamente, si el tema era hacer invisible a la ALPE, el tiro les salió por la culata. Nunca ha tenido tanta presencia en los medios como ahora. De algún modo, este lío es su certificado de nacimiento (me estorbas, luego eres) puede ser el punto de partida para proyectos más ambiciosos de la ALPE, ¿verdad?

Etiquetas: , , , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

8:00 a.m.

Me desperté hace un momento y encontré lo que desde ayer se voceaba que ocurriría hoy: la CPL se ha pronunciado. Aún no leo todo lo que se ha publicado. Escribo este comentario pues algo que figura en el Correo, diario para el cual me entrevistó ayer Carlos Sotomayor, me ha molestado muchísimo. Siento unas ganas muy hondas de dejar de lado la mesura que he intentado plasmar en las notas de prensa, cartas y entrevistas que me ha tocado asumir durante esta situación, y compartir lo siguiente.

El lunes en la noche, a través de una persona vinculada con la CPL los socios de ALPE intentamos un "último" acercamiento con los directivos de dicha institución. "Ultimo" no porque dejaríamos de buscar el diálogo con ellos, sino porque al día siguiente sería nuestra conferencia de prensa. El resultado fue un intento de reunión en un café de Miraflores. Yo llegué unos minutos antes de la hora acordada. En ese momento recibí una llamada: "no van a ir. Sí quieren reunirse, pero dicen que hagan nomás su conferencia de prensa y luego se reúnen cuando haya tiempo". Procedimos con la conferencia de prensa y lamentablemente, esta sirvió para seguir denunciando el atropello y no para lo yo que esperaba poder hacer aquel día: dar la buena noticia de que los impasses se habían solucionado.
Más tarde, ese mismo día, llamé a la CPL y hablé con Liliana Minaya para intentar coordinar una hora en la cual los señores Jaime Carbajal, y Felix Murillo, tuviesen tiempo de reunirse con miembros de ALPE para resolver esta situación que tanta sombra ha proyectado sobre la FIL-Lima 2008. La señora Minaya me pidió mi dirección de correo electrónico y, luego de explicar las importantísimas actividades de los distinguidos directivos de la CPL (almuerzos con congresistas, reunión con delegados Chilenos, etc) dijo que me enviaría una cita por correo.
Sigo esperando el mensaje prometido por la señora Minaya. Hoy (acabo de leer la entrevista a J. Carbajal en Peru 21) me digo que L. Minaya no necesitaba pedirme mi dirección de correo electrónico, dado que entre las actividades con congresistas, ministros (de los cuales es socio), y delegaciones extranjeras, Jaime Carbajal tuvo tiempo de hurgar e interpretar a su antojo un mensaje mío (así lo asegura en su entrevista) que dirijo a mis compañeros de ALPE, representantes de editoriales como la mía, en el que menciono nuestros costos de participación. No sé si me hackeó la cuenta para encontrar dicho correo, o si simplemente es parte de sus costumbres diarias mirar en el correo ajeno, pero lo que más me molesta es me hayan mantenido (a mí y a todos los socios de ALPE que como yo dependemos en gran medida de la feria para divulgar nuestras novedades) en la expectativa de una reunión que NUNCA pensaban sostener. Y todo para ganar tiempo y preparar esta "contraofensiva" plagada de MENTIRAS, como aquella que asegura que en el correo mencionado estoy demostrando que hay subarriendo... Ya sé que para la CPL somos "pequeñas editoriales informales" pero ¿acaso creían que nos íbamos a parar en los stands como en una intersección a sostener nuestros libros y venderlos con pregones? No tengo nada en contra de la venta ambulatoria. Esta permite que mucha gente sobreviva en un país de escasas oportunidades, pero obviamente, nuestra presencia en la feria quería ser de otro tipo: con muebles, por ejemplo, afiches, marcadores de páginas, catálogos, una disposición armoniosa, que dejen en alto el nombre de nuestra asociación y por ende el nombre la CPL que tan exitosa feria habría organizado.
Debo ver una respuesta a tanta espera en la otra MENTIRA que acabo de leer en los propósitos de Carvajal en el diario Correo: "Lamentablemente, Germán Coronado se muestra reacio y dice que sólo aceptaría reunirse si se le devuelven los cuatro stands”.

Me pregunto para qué redacté con mis colegas de ALPE (a quienes estimo más cada día por no haber aceptado la vergonzosa propuesta de la CPL: "dejen a Coronado solo y les damos 50% de descuento en los stands" o como dicen hoy en los medios: "ahí están los stands"- casi un verso) las cartas a la CPL, pidiendo una reunión, con un tomo formal, insitucional, evitando caer en el ataque, buscando siempre una solución y evitando ventilar rumores o individualizar a los responsables, mencionando nombres propios.
Para qué todo eso dado que siguen sin responder, pero mienten diciendo que lo han hecho y además ventilan un correo mío, dirigido al ALPE y que menciona justamente "muebles", "participación", y a un miembro de ALPE que no es PEISA como encargado de lo que en Perú llamamos "la chancha" para que todo salga bien.

Días como hoy siento una profunda decepción al ver que los espacios destinados a la cultura no son ajenos al cinismo y a la mentira.

Felizmente, ahora que existe ALPE, tengo un espacio en el cual recuperar un poco de optimismo. Creo en la legitimidad de nuestra posición y si por alguna razón no se soluciona el problema a tiempo para la feria, entonces nuestra respuesta estará llena de creatividad, libros, y verdad.

Pierre Emile Vandoorne    



» Publicar un comentario