MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Más Grossman

Vasili Grossman. Fuente: belt.es

"Imprescindible, imborrable, ineludible": así califica Jean Francoise Foguel la lectura de Vida y Destino, la traducción de la extensa novela de Vasili Grossman que ha acaparado todos los elogios de esta temporada literaria española. "La existencia de este libro es un milagro" concluye Foguel, y no se refiere solamente a las circustancias azarosas que rodearon su publicación. Hay que esperar a que llegue a Lima o conseguir, como yo, a una persona que tenga espacio para más de 1,000 páginas en su maleta (díganles que traigan menos chorizo, menos aceite de oliva -que el de aquí también es bueno-, y seguro alcanza)

Dice Foguel: "Se discute todavía hasta qué punto Vasili Grossman actuó de manera ingenua al someter su libro, en 1960, a los editores de la revista Znamia y al editor en jefe del periódico Novi Mir. Estrella del periodismo soviético, héroe nacional de su país, Grossman no podía ignorar los límites de la apertura iniciada a duras penas por Krutschov. Oficiales del KGB (la policía secreta) entregaron la respuesta en febrero de 1961 con una revisión completa de la vivienda del autor. Se llevaron el manuscrito, los borradores, las notas y hasta las cintas de la máquina de escribir del autor. Visitaron también las casas de los dactilógrafos y, por supuesto, confiscaron los manuscritos tanto de Znamia como de Novi Mir. Caso único de un libro “detenido” por completo, con además una decisión casi definitiva: el Estado soviético “prohibía su lectura durante al menos los próximos 200 años”. No sirvió de nada una carta al propio Krutschov. “Tienen que soltar mi libro”, explicaba Grossman, denunciando así las limitaciones de su visión carcelaria y política. En realidad, Grossman era un zorro. Había preparado otras dos copias para sus amigos Semion Lipkin e Yekaterina Zabolotskaya, sin informar a los oficiales del KGB. Lipkin, un poeta que murió en 2003, no se equivocó al leer la obra: le parecía imposible la publicación de la novela y además, según el, tenía mala puntuación, pero era de primer orden, era un monumento de la historia literaria. La guardó a pesar de pelearse con Grossman, esperando otros tiempos. "

Etiquetas: , , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

2:14 p.m.

Claro que sí. El secreto del buen éxito de Grossman estriba en que su obra tiene muchas páginas, que es lo que exactamente he venido repitiendo en este blog. Por eso las 800 páginas de creatividad literaria que llevo ya logradas en mi “Mamá no me pegues, tío defiéndeme” (he descartado “Mamá tirana, tío consentidor”) he decidido duplicarlas.
BRUTÍSIMO.    



9:47 a.m.

BRUTISIMO!!!
YO LEERE SU LIBRO" MAMA NO ME PEGUES, TIO DEFIENDEME", AUNQUE EL TITULO NO ME CONVENSE , BUSCARE OTRO TITULO MEJOR Y LO HARE LLEGAR, SUERTE PUES BRUTISIMO, QUE GRAN SENTIDO DEL HUMOR TIENE!!

INGRID MOYA    



7:58 a.m.

¡Epa,Ingrid!Lo que me dices me ha sumido en una muy seria reflexión.
"Tío te quiero,mamá te odio" ¿te parece?
BRUTÍSIMO    



» Publicar un comentario