MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Gordon Lish revisado

Raymond Carver y su editor. Fuente:Adam Zyglis/buffalonews

Para Gregory Cowles, en el blog Paper Cuts, la historia tan trajinada entre el editor Gordon Lish y Raymond Carver, y las tijeras que el primero le hizo a los relatos del segundo, tiene una explicación concreta: A los escritores y a los lectores no les gusta pensar que un libro pueda ser editado. Los escritores deberían ser autores románticos y solitarios, lobos esteparios que jamás podrían poner en manos de otros seres -menos románticos, más prácticos- esas joyas inmaculadas que salen de su estómago o su cerebro. ¡Bah! El genio es y siempre lo fue Carver. Lish hizo su trabajo, nada más. Dice el excelente post:

But mostly, I think, it’s because readers still cling to an idealized vision of the writer (any writer) as a romantic and solitary artist, taking dictation from the muse. Carol Polsgrove may understand writing as a social act, but outside of academia or the publishing world itself, it seems that even sophisticated readers often think that the editor’s job is simply to discover genius and to usher it unsullied into print, maybe after fixing a comma or two. To readers astounded that somebody like Gordon Lish can actually “create” a writer’s tone or voice, I sometimes offer the analogy of musicians and producers. When Beck heads into the studio with Nigel Godrich, he emerges with the slow tempos and acoustic intimacy of “Mutations” and “Sea Change”; when he works with the Dust Brothers, he ends up with the R&B hip-hop party sound of “Odelay” and “Midnite Vultures.” Fans may prefer one style over another, but nobody blinks at the disparity or claims that only one sound represents the “real” Beck. In fact, music fans often can’t tell you who a record’s producer is any more than avid readers can tell you who a book’s editor is. But at least they have some sense of the process, because it hasn’t been as invisible to our culture as the writer-editor relationship generally is. In that sense, maybe the Carver-Lish fascination is a good thing. It may be an extreme example, but to the extent that it familiarizes readers with the path a book can take from manuscript to publication, it confirms Thomas Edison’s line about genius: 1 percent inspiration, 99 percent perspiration. And sometimes the artist isn’t the only one doing the sweating.

Etiquetas: , , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

8:28 p.m.

Atento el viernes con la revista 60watts.net
se viene cuento inédito de bolaño

atento    



9:40 p.m.

se hace necesario, o natural ingresar de forma lúdica al mundo de un libro o un disco, olvidando el proceso de creación, todo aquello problemático que justo ahora, cuando nos dignamos a leer un libro, queremos obviar para poder disfrutar o...no es la mejor palabra. en fin

interesantes notas.    



7:57 a.m.

CARVER: ¡Un chiste, Gordon, un chiste!: Las curvas de las mujeres son aerodinámicas, pero aun siendo aerodinámicas, se resisten, así que ya pa' qué las llevamos a un tunel de viento, ¿no? ¡Jo jo jo jo...!

LISH: No pues, Raymond; mejor quedaría así, fíjate: "¿Por qué las mujeres con las curvas más aerodinámicas son las que más resistencia ofrecen?"

COWLES: Mal ejemplo: Carver no inventó un chiste tonto y Lish se lo arregló; Carver inventó su propio tono y voz, y Lish aportó parte de ese 99% de sudor del que está formado el genio.

YO: OK, Cowles, atraco: el genio es 1% de inspiración y 99% de sudor, pero si hay varios accionistas en esta empresa ¿podemos decir que hay un único "genio" en ella? No lo creo. Carver hizo lo suyo, Lish hizo lo suyo, y la obra es una genialidad; pero ni Carver ni Lish son unos genios.    



8:13 a.m.

TRADUCCIÓN.- Pero en su mayoría, creo, es porque los lectores todavía se aferran a una visión idealizada del escritor (cualquier escritor) como un artista romántico y solitario, tomando dictado de la Musa. Carol Polsgrove puede comprender la escritura como un acto social, pero fuera del mundo académico o el mundo editorial, parece que los lectores incluso sofisticados con frecuencia piensan es simplemente a puestos de trabajo del editor Descubra el genio y marcar el comienzo lo unsullied en impresión, tal vez después de solucionar un coma o dos. A los lectores que alguien asombró como Gordon Lish pueden realmente "crear" un del escritor tono o la voz, ofrezco a veces la analogía de músicos y los productores. Cuando Beck encabeza en el estudio con Nigel Godrich, emerge con la tempos lentos y la intimidad acústico de "Mutaciones" y "Cambio de mar"; Cuando trabaja con los hermanos de polvo, termina con el partido de Hip-Hop R&B sonido de "Odelay" y "Buitres Midnite". Los aficionados pueden preferir un estilo sobre otro, pero nadie parpadea en la disparidad o afirma que sólo un sonido representa el Beck "real". De hecho, aficionados a la música a menudo no pueden decirle que un productor del registro es cualquier lectores más ávidos pueden decirle que un libro es el editor. Pero al menos tienen algún sentido del proceso, porque no es así sido como invisible a nuestra cultura como la relación de escritor-editor, por lo general es. En ese sentido, tal vez la fascinación de Carver-Lish es algo bueno. Puede ser un ejemplo extremo, pero en la medida en que familiariza a los lectores con la ruta de que un libro puede tardar de manuscrito a la publicación, confirma Thomas Línea de Edison acerca de genio: inspiración de 1 por ciento, el 99 por ciento de transpiración. Y no a veces el artista es el único haciendo la sudoración.
MECANO SHIP RAM (De memoria prodigiosa pero algo bruto)    



10:06 a.m.

BORGES: Pero che.... A mi me soplaron el argumento de Emma Zunz, mi mamá -que era una mujer extraordinaria- me dijo la línea final de La Intrusa, yo me la pasé tomando y tomando cosas ajenas...

YO: Ya, pero tengo entendido que en el caso de Carver las diferencias entre las versiones originales y las arregladas eran enormes, y que sellaban un estilo reconocible. Ademas, ¿cual sería el problema en no ser un genio? Tus cuentos seguirían siendo genialidades.    



» Publicar un comentario