MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Hans Magnus Enzensberger contra el C.I.

Fuente: alekmorillo

En el laberinto de la inteligencia. Guía para idiotas es el título del libro aparecido en el 2007, y editado este año en castellano por Anagrama, del reciéntemente premiado Hans Magnus Enzensberger. Según la reseña aparecida en El Cultural hoy, de Nuria Azancot: "Enzensberger arremete contra el concepto de inteligencia, uno de los pilares que sustentan el enorme edificio de la psicología experimental." Más que apetecible por lo que veo. Ya era hora de que alguien se baje a esa cabrona y, de paso, a los test de inteligencia o CI. Azancot dice más:

La intención de Enzensberger en este volumen no es descifrar si los intelectuales son más o menos inteligentes que el resto de los mortales, en realidad es evidente que no. Su objetivo es desmontar por inútil el concepto de inteligencia con el que ha estado operando la psicología desde finales del siglo XIX. Para convencer al lector ha organizado un texto breve, apoyado en una bibliografía escasa, que comienza por señalar el cambio de “virtudes” que se ha operado en la sociedad desde la antigöedad y la Edad Media hasta la modernidad. Valores como la fidelidad, el coraje, la sabiduría, la humildad o la caballerosidad han cedido el paso a la flexibilidad, la capacidad de trabajo en equipo o de imponer la propia opinión. Pero sobre todo, como escribe Enzensberger, “todo aquel que quiera ser considerado moderno debe ser, necesariamente, inteligente”. (...) Ya en el corazón de En el laberinto de la inteligencia, Enzensberger centra su artillería en Eysenck (1916-1997), psicólogo de origen alemán afincado en Londres y célebre por su teoría factorial de la personalidad que asume tres dimensiones básicas: extraversión-introversión, neuroticismo y psicoticismo. Su versión del test de inteligencia se aplica en todo el mundo y su libro de carácter divulgativo Cómo conocer usted mismo su coeficiente de inteligencia ha sido todo un éxito de ventas. La crítica de Enzensberger no entra tanto en los aspectos metodológicos del test Eysenck como en el hecho de que su utilización consagra una clasificación o, peor aún, una estratificación en función de un coeficiente de inteligencia que a su vez estaría determinado por factores culturales y de clase. Tras recoger con entusiasmo la crítica que el brillante biólogo de la Universidad de Harvard Stephen Jay Gould hace en su famoso libro La falsa medida del hombre de cómo se cosifica la inteligencia con las magnitudes abstractas del CI o el llamado “factor g” o “inteligencia general”, Enzensberger se detiene en los trabajos más recientes en torno a la medición de la inteligencia. Lo más llamativo es su referencia al trabajo de un psicólogo neozelandés, James R. Flynn, descubridor del llamado “efecto Flynn”, que en resumen viene a señalar que las medidas del CI tienden a elevarse en todo el mundo.

Etiquetas: , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

10:38 p.m.

Un libro obsoleto y francamente estúpido. Cada día, gracias al mapeo del genoma humano, se descubren más alelos vinculados a la inteligencia. Más aún, se sabe que, por ejemplo, madres con problema de hipotiroidismo no tratatdos van a dar a luz a hijos con un CI más bajo. Las imágenes de resonancia magnética del cerebro permiten comprobar la correlación de volumen ajustado a la masa corporal y el CI. En EE.UU, el CI puede decidir si una persona es condenada a pena de muerte o declarada con retraso mental. Los tests de CI hace décadas que dejaron de tener un componente cultural (¿habrá escuchado este autor acerca de los tests libres de denominación cultural?).

En fin, basta con leer una revista académica como Intelligence o consultar la voluminosa literatura sobre el tema para saber que este libro no es más que la más reciente basura demagógica que sale al mercado. No a la seudociencia, sí al conocimiento.    



» Publicar un comentario