MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Rushdie en Barcelona

Salman Rushdie. Fuente: abc

Salman Rushdie ha estado de BookTour por España presentando su última novela, publicada por Mondadori, La encantadora de Florencia. Después de una novela política como Shalimar, el payaso, ahora regresa al territorio de la fantasía y la fábula. Un hombre no es el mismo cuando está casado con la mujer que ama que cuando ha sido abandonado por esta, obviamente. ¡Ay, mi Salman! ¡Ay, Padma! Ayer se presentó en Barcelona y fue entrevistado para el diario ABC. Aquí algunas preguntas:

-«La encantadora de Florencia» plantea un cambio de dirección, una ruptura respecto a su anterior novela, «Shalimar, el payaso».
-Con «Shalimar, el payaso» me encontré escribiendo sobre una actualidad demasiado cercana, así que sentía que tenía que hacer todo lo contrario. Y desde que empecé a estudiar siempre me han fascinado los siglos XVI y XVII, en parte porque la literatura de ese periodo es increíblemente rica.

Ha dicho que últimamente se siente «menos político» que antes. ¿Sería esto la causa o la consecuencia de un libro como «La encantadora de Florencia»?
-Creo que más bien la causa. Aun así, el corazón de este libro es una contemplación de la naturaleza del poder, así que sí que aparece la política. Pero lo que creo que me estaba ocurriendo es que había mucho ruido a mi alrededor y mucha gente pensando sobre mí como si fuera un escritor de no ficción. La gente me empezaba a ver como a un comentarista político, no como a un artista imaginativo. Así que sentía la necesidad de volver a este tipo de trabajo, a hacer ficción. Supongo que un libro como este es una manera de huir de la época contemporánea, pero encuentro más agradable estar en un paisaje como el de «La encantadora de Florencia» que en los Estados Unidos de George W. Bush.

(...) también le ha permitido reivindicar la figura de Maquiavelo.
-Siempre había querido escribir sobre Maquiavelo, porque creo que la historia le ha tratado de una manera injusta. Cuando estudiaba en Cambridge vi «La Mandrágora», que era tremendamente ligera y divertida, y lo primero que pensé fue: «¿Maquiavelo escribió esto?». Y, cuanto más leía sobre él, más descubría lo poco que tenía que ver la imagen que nos ha llegado de él con la realidad. Y eso es algo sobre lo que yo sé un poco, ya que yo no soy como la persona que se han inventado sobre mí, así que quizá dentro de cien años alguien haga por mí lo que yo he hecho por Maquiavelo.

-Una de las constantes en toda su obra y eje central de «La encantadora de Florencia» es la división entre Oriente y Occidente. ¿Cómo ha cambiado su idea sobre el tema en los últimos años?
-Después de los atentados del 11-S, todo el mundo se fija en este tema, en el contraste de culturas. Toda mi vida he celebrado esta mezcla de culturas y lo he visto como algo enriquecedor, pero ahora hay mucha gente a la que le atemoriza y, si quieres ser honesto como escritor, no puedes obviar eso. Así que lo que ha cambiado no ha sido mi idea, sino el mundo.

Etiquetas: , , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

3:34 p.m.

En catalán la publica Bromera.    



» Publicar un comentario