MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Edwin Drood: misterio irresuelto

Carátula de las primeras entregas del relato de Dickens. Fuente: fidnet.com

The Mystery of Edwin Drood el libro que Charles Dickens dejó sin terminar. "La única novela que Dickens no terminó fue la única entre todas las suyas que realmente necesitaba un final" dijo G.K. Chesterton, según comenta Rodrigo Fresán en esta nota en Página 12 sobre el best seller norteamericano Dan Simmons y su intento de relatar no el final sino el génesis de ese misterio sin resolver. Dice Fresán:

Drood es también, de aquí en más, el título de la voluminosa nueva obra del polimorfo y polifacético norteamericano Dan Simmons (Illinois, 1941). Narrador todoterreno y todo género quien –luego de El Terror, otro thriller imperial ocupándose de la desafortunada expedición al Polo Norte de Sir John Frankin, tragedia que vuelve a explorar lateralmente en Drood– no se propone aquí concluir lo inconcluso sino fantasear sobre su turbulenta génesis. Y todo arranca con el accidente de ferrocarril de 1865 al que sobrevivió de milagro el autor de David Copperfield y –todos sus biógrafos coinciden en ello– que lo cambió para siempre transformándolo en un hombre sombrío y atemorizado por fuerzas oscuras que no alcanzaba a comprender. Según Simmons, en la escena de la terrible catástrofe ferrocarrilera, Dickens –quien moriría exactamente cinco años después de la tragedia– conoce a una suerte de ser espectral, mezcla de Drácula con Moriarty y Jack, que se le presenta como Drood. Quien nos cuenta todo esto no es otro que Wilkie Collins: amigo y colega y autor de los clásicos La dama de blanco y La piedra lunar quien, desde el vamos, pone bien claro cuál es su rol en el asunto. Collins admira a Dickens, pero está un tanto cansado de ser un Salieri para su Amadeus. Y, para colmo, de pronto descubre que ahora tendrá que ser, también, un Watson siguiendo y obedeciendo las órdenes de un Dickens sherlockholmesiado y prisionero de la obsesión de averiguar quién es y qué quiere el misterioso Drood, acaso la avanzada de una misteriosa secta egipcia que pretende restaurar el orden de los faraones en la entonces enorme Gran Bretaña. Y el resultado es más bien curioso: Drood funciona como policial clásico, como biografía alternativa y como una virtual enciclopedia de la época girando en un vértigo caótico que consigue emular a la perfección, sí, los grandes aciertos de Dickens sin por eso olvidarse (de esto se mofa Collins en Drood, quien, con razón, se considera un mucho más riguroso arquitecto narrativo) de las adorables improbabilidades características de sus argumentos, sí, inequívocamente dickensianos. Así, Drood es homenaje, pastiche y –consciente o inconscientemente– estudio crítico más o menos subliminal. (...) finalmente –más allá de tantas persecuciones, muertes y revelaciones– lo más interesante de Drood pasa por el misterio casi íntimo de un Dickens infeliz y desesperanzado que intuye que le queda poco tiempo, que odia la idea de envejecer, que no quiere morir y que daría cualquier cosa por ser inmortal. Tal vez de ahí, la obvia solución al sencillo misterio: nunca alcances la última página de tu último libro.
Mejor dejarlos a todos en vilo. Para que no dejen de pensar en ti. Para que así te mantengan vivo para siempre mientras se preguntan cómo terminará todo esto, cómo habría terminado todo aquello.

Etiquetas: , , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

10:24 a.m.

Este Rodrigo Fresán, vuelve a comentar un libro que ninguna librería peruana se atreverá a vender. "El terror" de Dan Simmons se publicó hace dos años en España, y acá nada. Eso si, no se pierdan los libros saldados por La Factoria de Ideas que están en Metro y Wong, a solo 18 soles.    



9:30 a.m.

Dan Simmons es simple y llanamente un genio. No soy un fan de la ciencia ficcion, pero leer "Hiperion" fue una de las mas excitantes experiencias literarias que he tenido. Lei la secuela "La Caida de Hiperion", un poco menos lograda pero igualmente imaginativa, asi como "Endimion", que retoma el estilo y el universo de "Hiperion", pero que honestamente no pude terminar.
Dan Simmons ha escrito tambien una extraordinaria coleccion de cuentos, uno de los cuales todavia me sigue rondando, a pesar de haberlo leido hace casi quince anos; transcurre en la batalla del Somme, en la Primera Guerra Mundial, y es una de las mas descarnadas y sensibles representaciones de la guerra que he leido, aunque el cuento simplemente se proponia ser un relato relativamente intimo de unos personajes.
Los que tienen prejuicios contra los autores multigeneros o que cultivan la ciencia ficcion no saben lo que se pierden...    



9:01 a.m.

Me da la impresión de que ese "el génesis", no aludiendo a la Biblia sino al origen o causa de algo, está medio lapsus calami(toso)y que debería ser "la génesis".    



9:42 a.m.

La "obvia solución" de Drood, no deja de representar un manotazo de ahogado existencialista para Dickens. No creo que Drood haya dado en el clavo, como sugeriría Fresán.    



10:24 a.m.

Y que thays...donde te has metido?
No abandones el blog...
O estás en México?    



» Publicar un comentario