MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Fin del Hay Festival

Salman Rushdie se mojó en Cartagena gracias a Mordi. Fuente: Daniel Mordzinski/ El País

Al fin Cristina, Izara y Catalina pueden estar tranquilas: se cerró el Hay Festival de Cartagena 2009. Seguro descansarán una semana y luego empezarán a planear la próxima locación para el Hay. Hoy apareció una nota acerca del gran final (en la que, lamentablemente, no dice quién ganó el Premio del Hay, por lo que sigo confiando en que sea Margarita Posada) en El País que está divertida:

¿Dónde, si no, podría ver uno a la gente hacer horas de cola bajo el sol caribeño para ver a Salman Rushdie conversar sobre su "trabajo de mentiroso"? ¿Gastar, precisamente aquí, a 10 kilómetros de lugares de pobreza extrema, una indecente cantidad de dinero para que un autor extranjero estampe su firma? Tampoco es habitual la accesibilidad que el común de los mortales disfruta con los escritores. Aceptan abordajes de lectores en otra parte del mundo impensables. Y cuando no cargan la cuenta de sus habitaciones del hotel Charlestón, sentados, atendiendo a la entusiasta prensa local y bebiendo en el patio del siglo XVII, van de una charla a otra -como el argentino Alan Pauls, notable escritor y agudo analista de las opiniones ajenas- y se mezclan con el público. En la de Martin Amis, distinguido con el Premio al escritor del festival, se pudo ver a Rushdie rechazar una silla que un admirador le cedía al verlo sin sitio en la platea. "Oh, no se preocupe", respondió Rushdie, "me conozco bien este cuento". En efecto, Amis se mantuvo fiel a su estilo, entre lo sublime ("Cuando uno cumple los cincuenta recibe una incómoda visita: su enorme pasado") y lo ridículo ("El 11-S no fue sino una gran crisis de la masculinidad"). Al final de la jornada, los aciertos y errores de unos y otros se comentan con ironía, admiración o cabreo en corros, en fiestas en casas de ensueño de la zona amurallada donde la generosidad y el ron colombiano corren libremente y los jóvenes cronistas, esa raza de autores latinoamericanos entre el periodista y el literato, muestran libros de reportajes y disfrutan de la vida con el apasionamiento con que describen la realidad.

Además, en el suplemento Ñ aparece un comentario sobre la presencia de Salman Rushdie en Cartagena bajo el explícito título: "Me gustaría ser comparado con García Márquez"

Etiquetas: , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

4:40 p.m.

otro figureti    



» Publicar un comentario