MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

¿Qué leen los jóvenes mexicanos?

Carátula de la antología. Fuente: boomerang

En un viaje en avión, Edmundo Paz Soldán descubre con sorpresa las nuevas influencias de la literatura mexicana actual. Leyó Grandes Hits (Almadia) en un vuelo de avión y esto fue lo que encontró:
Si en la narrativa mexicana nueva no hay la renovación formal que experimenta hoy la española o la argentina, sí hay, en cambio, un ávido deseo de nuevos paisajes y temáticas. Aquí, los padres tutelares no son ni Rulfo ni Fuentes, sino Philip Dick, Ballard, William Gibson. De hecho, sorprende la presencia central de elementos de la ciencia ficción en muchos de estos relatos: "Next (mex) world", de Heriberto Yepez; "El planeta Clorálex", de Martín Solares; "BalSac versión 1.0", de Jorge Harmodio; "Bajo un cielo ajeno", de Bernardo Fernández. Todos estos cuentos son dignos de destacar, pero, para mí gusto, el de Fernández es un clásico instantáneo. La historia de unos inmigrantes oaxaqueños en Marte recuerda a un cuento de Cory Doctorow en la forma en que se muestra cómo, incluso en la colonización de otros planetas, aparecen las desigualdades, las relaciones asimétricas de fuerza: a Marte llegan primero los gringos, luego más europeos y asiáticos, al final "los habitantes del tercer mundo... a limpiar el mugrero de todos los demás y hacer las tareas que ni los robots aceptaban". El cuento funciona no sólo por la irónica crítica social, sino por el cúmulo de nostalgia que cargan estos inmigrantes. Parece que cuando lleguemos a Marte seguiremos siendo los mismos: gente que extraña mucho su hogar.

Y como siempre, Edmundo no puede evitar esa vocación suya, tan generosa como compulsiva, de "cazador de jóvenes talentos" y se lanza con una nueva recomendación: Alain-Paul Mallard.

Hay otros cuentos muy buenos (Nettel, Raphael) y uno sobresaliente: "Ameising", de Alain-Paul Mallard. Mallard no sucumbe a la tentación de las nuevas influencias, y deja que su relato dialogue con Borges y con el Joyce de Borges. Una generación capaz de producir a un prosista como Mallard puede darse por tranquila; ya está más que justificada.

Etiquetas: , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

9:52 p.m.

Es verdad, no deja de sorprender la cantidad de escritores que admiten a la ciencia ficción como influencia, y que además escriben historias del género. Igual ocurre en USA (ahí tenemos a Michael Chabon y Jonathan Lethem) e incluso en nuestro país (José Guich y José Donayre Hoefken, entre otros). Incluso Bolaño, Fresán y compañía colaboraron en un volumen temático titulado "Invasores de Marte".
Ojalá pueda conseguirse el libro mexicano por estos lares.

Daniel Salvo    



5:54 a.m.

Saludos Iván.

El cuento al que hace referencia Edmundo, se puede leer gratis gracias a Letras Libres.

Ameising.    



5:01 p.m.

Acabo de terminar de leerlo y es buenisimo.    



1:04 p.m.

Bolaño admiraba a Phillip K. Dick y, si no me equivoco, Alan Pauls comenzó a escribir imitando a Ray Bradbury.

J.B. García    



» Publicar un comentario