MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Julian Barnes en Argentina

Barnes y su esposa, Pat Kavanagh, "con quien comparte una encantadora complicidad hecha de miradas" según Susana Reinoso. Fuente: adncultura

Julian Barnes ha pasado dos o tres semanas entre Chile -donde tuvo como lazarillo al compañero B-39 Gonzalo Garcés- y Argentina. Pero sus actividades literarias se redujeron a un sólo día. En Página12 comentan en extenso la conferencia de prensa que dio en la sala del British Council, antes de presentarse en el Malba.
La nota cita algunas declaraciones de Barnes: "“La mejor literatura no es esnobista, la mejor literatura reconoce que, independiente del dinero o la posición social, la gente ama, sufre o está contenta más o menos de la misma manera. Creo que el escritor encuentra sus historias donde puede, pero en realidad son las historias que le hablan a uno. En gran medida uno no controla lo que escribe, no es usted quien elige las historias, las historias lo eligen a uno”, señaló Barnes. “Yo no viví hace un siglo, pero cuando me encontré con esta historia por primera vez, una historia de la vida real, en la cual el hijo de un sacerdote indio parsi y de madre escocesa fue acusado supuestamente de mutilar caballos y vacas, pensé en cómo reaccionó la policía, el sistema de justicia y la burocracia de mi país, y me di cuenta de que la historia podía haber ocurrido hoy”, subrayó Barnes sobre su novela Arthur & George, en la que relata un caso de muerte y mutilación de animales ocurrido en Birmingham, en el que se vieron involucrados el abogado George Edalji –declarado culpable con pruebas inconsistentes– y sir Arthur Conan Doyle, que investigó los hechos como si fuera su personaje Sherlock Holmes.

“Es muy difícil comparar la situación actual de los inmigrantes con la de hace cien años, pero uno de los problemas para George en la novela fue haber estado rodeado por gente blanca y haber querido ser blanco. Si esta situación llegara a ocurrir hoy, a pesar de que hay una cantidad moderada de prejuicios raciales en mi país, los que sufren tienen otras opciones que quizá no habría tenido el personaje en ese momento. Diría que ‘si los británicos no gustan de mí, sería indio’, es como más flexible hoy en día, pero esto no quiere decir que los prejuicios no continúen existiendo”, advirtió el autor de Inglaterra, Inglaterra. “De alguna manera sería como el caso Dreyfuss”, comparó Barnes. “¿Por qué el caso inglés se ha olvidado? ¿Por qué el caso francés continúa resonando en los siglos? El caso francés tenía que ver con la alta traición, mientras que el inglés, con la mutilación de animales. Nosotros tomamos la traición menos en serio que la mutilación de animales”. El autor de Inglaterra, Inglaterra recordó el famoso caso de un traidor británico, un distinguido historiador de arte cuyo trabajo oficial era guardador de los cuadros de la reina. “Mientras les vendía secretos a los rusos, él le cuidaba la colección a la reina. En algún momento el servicio secreto británico se dio cuenta de que era un espía, fueron tras él y le dijeron: ‘Esto está muy mal, pero seguí cuidando de los cuadros de la reina’. Y pensé que si lo hubieran encontrado achurando a los perros de la reina, lo hubieran echado”, deslizó el escritor.

Etiquetas: , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

12:16 p.m.

aquí hay más:

http://www.hablandodelasunto.com.ar/?p=337

saludos,
g.    



» Publicar un comentario