MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Pamuk y las mujeres

Orhan Pamuk feliz. Fuente: cine.orange.es

Luego de un año de haber recibido el premio Nobel, y habiéndole cedido recientemente la posta a Doris Lessing, el turco Orhan Pamuk no deja de recibir homenajes y distinciones. Por ejemplo, actualmente se encuentra en Italia -en la ciudad de Cosenza - para recibir el prestigioso Grinzane Cavour. El suplemento ADN Cultura del diario "La Nación" publica una estupenda entrevista realizada en Italia a Pamuk en la que confiesa que daría parte de su vida por ser mujer. El justifica ese anhelo desde la perspectiva intelectual pero a mí no me engaña... se vuelve loco por probar eso del multiorgasmo. ¿Y quién no?

Dice Pamuk: "Mi madre se quitó la vida cuando yo tenía doce años. Y ese trágico acontecimiento desencadenó mi curiosidad por el universo femenino. Muy joven, a los veinticuatro años, escribí una novela titulada Mi querido Mijael . A esa edad estaba verdaderamente convencido de que había entendido todo sobre las mujeres. Hoy no me atrevería a escribir una novela en la que la voz narrativa fuera la de una mujer. Con el transcurso del tiempo he aprendido que lo que sé sobre las mujeres es poco en relación con lo que verdaderamente debería saber (...) He recibido muchos mensajes. En algunas cartas me preguntan cómo hice para escribir esas páginas capaces de expresar el punto de vista de una mujer. En otras, por el contrario, me acusan explícitamente de no entender lo más básico del mundo femenino. ¿Cuál de las dos partes tiene razón? No estoy seguro de poder descifrar realmente a los personajes femeninos de mis novelas. Pero puedo confesar que daría gran parte de mi vida por conseguir ser, al menos durante un momento, una mujer."

También dice: "Revelaré un secreto. En realidad, no hablo de pueblos, sino de seres humanos individuales. Pero con frecuencia releo lo que escribí. Y solo a posteriori me doy cuenta de que describiendo a un personaje en particular he logrado describir también a una familia, un barrio entero, una determinada situación histórica. Pero esta ampliación del horizonte es espontánea, no es producto de una planificación (...) Creo profundamente en la mediación, no tanto en el aspecto de un enfoque político. Mi propia experiencia íntima me ha hecho entender que sin mediación es difícil concebir una relación entre padre e hijo, entre marido y mujer, entre hermano y hermana, entre individuos en general. Es necesario partir del hecho de que los seres humanos son muy diferentes entre sí y sin mediación no es fácil hallar un punto de encuentro."

Concluye con una advertencia: "Si se escribe literatura para cambiar las cosas, no se obtendrá ningún resultado. Solo las novelas que no se conciben con la intención de cambiar las cosas tal vez logren cambiarlas profundamente".

Etiquetas: , , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

6:07 p.m.

El de la foto, según la fuente citada, creo que es Amos Oz.

Excelente la labor de su blog.

Saludos desde Venezuela.    



3:47 a.m.

Ese no es Orhan Pamuk. Si no me equivoco, es Amos Oz    



5:17 a.m.

Tienen razón, ayer tuve problemas con el blogger y no pude cambiarlo.

Gracias

IVAN    



2:44 p.m.

respondiendo a tu pregunta: ''¿y quien no?'', pues yo no.    



» Publicar un comentario