MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Consejo literario de Javier Marías

Javier Marías. Fuente: elmundo.es

Javier Marías es de los que le tienen miedo a los aviones. Eso explica que haya viajado tan poco distancias largas, como a EEUU y a América Latina. Sin embargo, este año venció su temor para participar de le Cátedra Donoso en Santiago de Chile, y ya que estaba por ahí decidió darse una vueltecita por Buenos Aires. Desde la casa de Alfaguara, su sello, comentó lo que podría ser un consejo literario. Como Marías no es muy dado a dar esos consejos, hay que aprovecharlo. Esto es lo que recogió Silvina Freira:

Premiado en 1979 por su traducción de Tristam Shandy, de Laurence Sterne, Marías confesó que nunca fue un traductor profesional sino más bien ocasional. “Traducir es el mejor ejercicio para cualquiera que quiere escribir. Si yo tuviera, ¡Dios me libre!, una escuela o taller literario de los que ahora abundan, como no creo que se pueda enseñar más que por la vía negativa a escribir, ‘no haga usted esto, no escriba usted así’, pero de modo alguno puede hacerse de manera positiva, les diría traduzcan, traduzcan, traduzcan. Es el mejor ejercicio posible, la mejor manera de afinar el instrumento con el que uno va a trabajar”, señaló. “El traductor no solamente es un lector privilegiado, sino que es también un escritor privilegiado que tiene que volver a escribir el texto original, que es móvil per se porque nunca hay una versión unívoca. Si uno llega a reescribir un texto de Conrad, de Faulkner o Nabokov, tiene mucho ganado. No da talento ni inventiva, pero ponerse a la altura de un gran autor y salir más o menos airoso en la reescritura en otra lengua es un trabajo extraordinario para cualquier escritor.” Su tarea de traductor ha influido en su modo de escribir. “Todo escritor desearía disponer de un texto original a partir del cual trabajar porque tendría resuelta la parte de invención y ese pánico que se tiene a la ‘página en blanco’. Algunos escritores tienen un texto original en su cabeza, como Vargas Llosa o Pérez-Reverte, un amigo que me consta que trabaja de una manera totalmente diferente a la mía. El tiene pensada la novela entera y le interesa más la preparación y documentación que la tarea misma de escribirla. En mi caso, trabajo página a página hasta conseguir la mejor versión."

Etiquetas: , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

2:42 p.m.

Le falta una pequeña s al título,Iván.Ese consejo literario de notable novelista e hijo de filósofo sobre las bondades de la traducción, como que me está animando a ser nuevamente de vez en cuando "tu" ocasional traductor fantasma. Chau.    



» Publicar un comentario