MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Edgar Allan Poe, 200 años

Edgar Allan Poe. Fuente: buzzle.com

Recuerdo el comienzo de uno de los capítulos de The Wire (creo que es en la 4ta temprada), que ocurre en Baltimore, donde uno de los comerciantes de drogas pregunta: "¿Quién es Poe? Unos turistas me están preguntando por un tal Poe" Todos lo miran como si estuviera hablando chino, y luego siguen en lo suyo, que es buscar clientes y evitar hablar por celulares. Hoy se cumplen 200 años del nacimiento de ese tal Poe y quizá ahora sí los "camellos" de Baltimore se enteren de quién era. O quizá no. Pero todos los medios del mundo están celebrando al extraordinario escritor norteamericano -quien, por cierto, nunca dejó una crítica sin contestar ni una batalla literaria sin pelear- autor de cuentos memorables pero, nunca está demás recordarlo, poemas notables además del favortito de los crucigramas ("El Cuervo", tres letras). Como parte del homenaje, "El Cultural" de El Mundo publica un texto de Peter Ackroyd -biógrafo de Poe en Una vida truncada que será editada en castellano por Edhasa- en el que se reconstruyen los últimos días del hombre bicentenario:

Arribó a Baltimore el 28 de septiembre, viernes, y en esta ciudad se detuvo, en vez de seguir rumbo a Filadelfia, la siguiente etapa en su viaje hasta Nueva York. En Baltimore varias personas lo vieron beber sin medida. Puede que Poe bebiera para conjurar los efectos de la fiebre, y puede también que temiera un intempestivo ataque del corazón: los médicos le habían dicho en Richmond que una nueva crisis cardíaca tendría consecuencias fatídicas.Es posible que después viajara en tren a Filadelfia, ciudad en que visitó a unos amigos y donde se emborrachó, o enfermó. A la mañana siguiente, presa de gran agitación, manifestó su intención de proseguir hasta Nueva York. Pero, ya fuera por casualidad ya por decisión propia, el hecho es que volvió a Baltimore. Según testimonios no contrastados, al parecer habría tratado de volver nuevamente a Filadelfia y fue hallado “sin conocimiento” en el tren. El revisor se habría encargado de devolverlo a Baltimore. Es difícil saber la verdad exacta: todo parece envuelto por una especie de niebla.Neilson Poe, el primo del autor, escribió después a la suegra y cuidadora oficiosa de éste, Maria Clemm, comunicándole que “en qué momento llegó a la ciudad [Baltimore], dónde pasó el tiempo que estuvo aquí o en qué circunstancias, es algo que no he podido averiguar”. A pesar de numerosas pesquisas y especulaciones, no se ha logrado arrojar verdadera luz sobre este asunto. Puede que vagara por las calles, que anduviera zigzagueante entre taberna y taberna. Lo único que se sabe con seguridad es que el impresor de un periódico mandó un mensaje a Joseph Evans Snodgrass el 3 de octubre en los siguientes términos: “Hay un caballero con aspecto bastante deprimente en la 4ª sede electoral de Ryan, que responde al nombre de Edgar A. Poe; que parece encontrarse en un estado muy lamentable, y dice que lo conoce a usted. Le puedo asegurar que necesita asistencia urgentemente”. Snodgrass había sido editor del Saturday Visiter, periódico donde Poe había colaborado. Por la “4ª sede electoral de Ryan” debemos entender una taberna utilizada a este fin con motivo de las elecciones al Congreso que estaban celebrándose aquel mismo día. Ryan era el nombre del propietario de la taberna.

La última noche de Poe fue terrible, según la describe Ackroyd, con aquel misterioso "Reynolds" que bien podría ser la inspiración para el célebre "rosebud" de El ciudadano Kane:

El sábado por la noche, empezó a gritar “Reynolds”, y no paró de chillar hasta las tres de la madrugada del domingo. “Debilitado por tanto esfuerzo –escribió el doctor–, se quedó sosegado y pareció descansar durante un breve tiempo. Luego, moviendo levemente la cabeza, exclamó : “Que el Señor se apiade de mi pobre alma“, y expiró” Éste es el testimonio del doctor Moran, en una carta escrita a Maria Clemm cinco semanas después de dichos acontecimientos. Esto es lo que más se parece a la verdad, al margen de los ulteriores esfuerzos del médico por presentar la escena bajo una luz más favorable. ¿Qué había estado haciendo Poe durante el tiempo que perdió en Baltimore? La hipótesis más aceptada es la de que fue utilizado como “lacayo” para fines electorales; es decir, lo habrían estado vistiendo con distintos ropajes, de manera que habría podido así votar más de una vez por un candidato concreto. A estos falsos votantes solía encerrárseles en corrales o posadas, donde se les suministraba alcohol en abundancia. También corrió la voz de que “Reynolds”, el nombre que Poe no dejó de gritar en su delirio final, era el apellido de un interventor electoral que se encontraba en la taberna de Ryan. Es una explicación posible, pero no la única.

Etiquetas: , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

2:32 p.m.

Grande Poe...    



4:48 a.m.

Foster Wallace se colgó para no gritar Bush!, entre otras cosas. Parece una semejanza, pero no lo es ¿o sí, en su cruce invero(di)símil? Una prefiguración extraña y dura, el escritor que ha de venderse para publicitar el nombre de un político. Reconozcamos que la vida de un escritor era entonces notablemente más implacable que la de hoy.
Gloria a Poe, abrazado al cuervo de la escritura.    



» Publicar un comentario