MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

¿Crisis del cuento?

Cuentos en encrucijada. Fuente: el mercurio

Una nota sobre la posible crisis del género "cuento" es la que abre la edición de fin de semana de la Revista de Libros de "El Mercurio". El autor es Patricio Tapia y empieza declarando:
Érase una vez, no hace mucho, mucho tiempo, un pobre género literario que había sido rey de una comarca, pero ahora estaba debilitado, quizá enfermo y por más que trabajaba no podía salir adelante. Su trono lo había usurpado un hermano suyo, más joven pero más robusto, que lo mantenía encerrado en un calabozo y sólo de vez en cuando le permitía ver la luz...Ya es lugar común, cuando menos en los países hispanohablantes, denunciar la poca atención que el mundo editorial dedica al cuento, las dificultades para publicarlos y la consecuente desesperación de sus cultores, forzados a explorar otras formas, generalmente la novela. Es verdad que muy pocos escritores se asumen como "cuentistas", porque son muy pocos los que escriben sólo cuentos, pero también lo es que muchos son conocidos por ellos: Borges, O. Henry, Raymond Carver, Alice Munro, Cynthia Ozick, por mencionar algunos.

Pero ¿de qué hablamos realmente cuando hablamos de crisis en el cuento? No precisamente de que ya no se escriban cuentos, porque dudo que el ritmo de escritura de relatos se haya reducido en las últimas décadas (aunque podríamos tener esa impresión porque, lo que sí ha ocurrido, es que ha aumentado el de escritura de novelas) sino porque los editores cada vez se ponen más quisquillosos para publicar cuentos. Así lo comprueba el mismo periodista:

¿Qué se dice por la contraparte, las editoriales? ¿Existe reticencia para publicar cuentos? Andrea Viu, de Alfaguara, señala: "Sí, existe. Dicho a lo bruto 'el cuento no vende' o, al menos, vende mucho menos que la novela. Pareciera haber reticencia entre los lectores a leer cuentos. Algo que francamente no entiendo". Arturo Infante, de Catalonia, indica: "Claro que existe; prueba de ello es lo poco que se publica en relación a la novela o a la no ficción. Tampoco los lectores los demandan por sobre esos otros géneros". "En mi caso, publico cuentos porque me gusta el género. Y seguiré publicando, pues además no les va tan mal como se supone, muchas veces mejor que a muchas novelas que hacen ruido inicial y luego se van al saldo". Y no obstante las razones para no publicarla, hay editoriales españolas que dedican especial atención a la narrativa breve. Según José Ángel Zapatero, de Menoscuarto: "Lo hacemos primero por gusto personal y luego por ofrecer a los lectores de cuentos (que son cada vez más) lo que desean y les gusta leer y a los no lectores de cuentos la posibilidad de disfrutar con historias breves contadas con intensidad y calidad literaria". Juan Casamayor, de Páginas de espuma, señala que en la década de vida que tiene su editorial "se han registrado síntomas evidentes que hablan de la vitalidad del género": desde jóvenes escritores españoles y latinoamericanos que están escribiendo buenos libros de cuentos hasta el crecimiento sostenido de lectores. Todo lo cual lleva a que "de la lúgubre máxima de 'el cuento no vende' hayamos pasado a proyectos que pueden hacer gala del lema 'vivir del cuento'".

Interesante. Pero me pregunto si ahora, con el auge de los teléfonos móviles tipo Blackberry o iPhone, el Facebook y tantas herramientas digitales inmediatas, no habrá un nuevo auge del relato corto o cortísimo. Quizá. Puedo imaginarme clarísimo un mundo donde los cuentos se descargan por internet y se leen en teléfonos. Y ahí sí que habrá que ser contundente si no queremos ser interrumpidos por una llamada urgente que no diga nada.

Etiquetas: , , , , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

10:25 a.m.

Esta nota del New York Times creo que responde tu pregunta.

http://www.nytimes.com/2008/01/20/world/asia/20japan.html?_r=1

saludos    



4:07 p.m.

Pero hay diferencia entre publicar cuentos y escribirlos; que yo sepa se lee mucho, especialmente por acà, por lo menos los clàsicos, los de ahora no sè; da igual, el cuento es distinto a la novela, por tanto, maneja otro grupo. Suerte.    



7:04 a.m.

Gonzalo Garcés:

Haces talleres literarios, enfocados, principalmente, en la escritura de cuentos. ¿Qué tiene el formato que te entusiasma tanto? ¿Por qué nunca publicaste un libro de cuentos?


Porque en realidad el género no me entusiasma nada. De hecho, me han puteado bastante por haber escrito que el cuento, al menos en su formato clásico, me parece un género menor. ¿Sabés por qué menor? Porque me parece chato, con poca posibilidad de hacer resonar entre sí historias distantes, que es lo que da la ilusión de profundidad. Sólo Borges, Chéjov y algunos otros hicieron cuentos con profundidad de campo.


http://laperiodicarevisiondominical.wordpress.com/2009/01/15/entrevista-a-gonzalo-garces-hace-unos-anos-me-invente-una-consigna-volver-a-la-guerra/    



2:39 p.m.

Una visita a los cuentos antiguos y veremos si esa afirmaciòn se sostiene...    



2:46 p.m.

No entiendo esa necesidad de buscar el futuro, que la gente en el futuro leera cuentos cortísimos, no sé. Si lo cierto es que nadie lee. Nadie. Unos pocos solamente. ¿Crees que se van a poner a leer por el hecho de que trate de cuentos ultra cortos? Yo no. No me lo creo. La tecnología estará ahí con todas sus vertientes. Para que desaparezca el libro como objeto pasará aun mucho tiempo, años diría yo. Y para que desaparezca el cuento también. No sé a quien se le ocurre hablar así.    



» Publicar un comentario