MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

El Necronomicón vuelve

el necronomicon. Fuente: jplanas.blogspot


¡Qué nostalgia! Recuerdo cuando pesaba 20 kilos menos, tenía el pelo enmarañado y sobre los hombros (o debería decir, simplemente, "tenía pelo") y me sentaba en la cafetería de letras de la universidad para leer los libros de HP Lovecraft editados por Alianza, comprados en una pequeña librería-cabaña frente a la cafetería. Ya no leería a Lovecraft, pero hay quienes no han perdido aún el romanticismo. A partir de una edición acerca del mítico libro, hecha por la editorial catalana La Factoría de Ideas, Patricio Jara en La Revista de Libros de El Mercurio, hace un comentario extenso del Necronomicón:

Se ha repetido hasta el hartazgo durante los últimos 70 años: el Necronomicón no existe. Lo dijo el propio H. P. Lovecraft a través de cartas a sus lectores; lo hicieron sus discípulos después de su muerte en 1937, pero no hay caso: al menos una vez al año se edita en alguna parte del mundo un texto que, ahora sí, ahora por fin, asegura ser la censurable obra escrita en Damasco por el árabe Abdul Alhazred en el año 700; un libro del que nadie sabe con certeza absoluta su contenido, pues sólo se conservan fragmentos, retazos, aunque éstos sean suficientes para enterarse de secretos sobre antiguas razas y divinidades que habitaron la tierra mucho antes de la aparición del hombre, como Cthulhu y Shub-Niggurath; y, en el caso de Lovecraft, suficientes también para aderezar la literatura de uno de los autores de ciencia ficción más admirados, imitados y controvertidos del siglo 20.Llamado originalmente Al-Azif, "siendo 'azif' la palabra empleada por los árabes para designar el sonido de insectos nocturnos semejante al susurro de los demonios", según las referencias, el texto habría resistido prohibiciones durante más de mil años, no así su autor, quien desapareció en confusas circunstancias (lo que es un decir: Alhazred murió a plena luz del día devorado por un monstruo invisible y ante numerosos testigos).Actualmente, en las librerías y ferias nacionales se pueden encontrar hasta cinco ediciones que aseguran ser el Necronomicón (traducible como "El libro de los muertos" o "La ley de los muertos"). De entre 100 y 300 páginas, su rango de precio va entre los tres y veinte mil pesos, y pese a que la calidad de confección es variable (de los contenidos ni hablar), todos se esfuerzan en desplegar numerosas recetas que servirían para la invocación de aquellas criaturas que pueblan los relatos de Lovecraft. Pamplinas, por decirlo de manera educada. Aunque quizás la expresión quede corta y no haga tanta gracia al saber que uno de los libros encontrados en la habitación de Rodrigo Orias, el asesino del cura Faustino Gazziero en la Catedral Metropolitana, fue, justamente, el Necronomicón.

Etiquetas: , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

6:01 p.m.

Hola Iván!
Tu razón principal para no leer a Lovecraft ahora sería que la temática de sus novelas no te llama.¿No?
Saludos    



1:30 a.m.

Alianza (Editorial) ya no es lo que era en lo que se refiere a Lovecraft. Las ediciones más recientes, con traducciones aparentemente actualizadas, lo convierten en un verdadero autor de subliteratura. Si solamente lo publicara Alianza, yo tampoco leería a Lovecraft.
El Necronomicon es tan real como los Protocolos de los sabios de Sión.    



» Publicar un comentario