MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Comunicado de la Cámara Peruana del Libro

Fuente: autoescuelasur

Cuando hay dos personas testarudas, es imposible llegar a un acuerdo. "Conciliar" no significa ganarle al otro ni sacar ventaja, sino aceptar que ambos deben ceder un poco para que lun tercero obtengan un beneficio. Recurrir a interpretaciones legales o ir a las reuniones con "pruebas" en mano tampoco es conciliar. Eso está ocurriendo ahora entre el ALPE y la CPL, ninguno está dispuesto a conciliar, manteniendo cada uno en su propia trinchera irreconciliable. La Cámara Peruana del Libro envía a los medios un comunicado cuyo lenguaje, de manera inconfundible (llamar a la ALPE "la autodenominada Asociación Peruana de Editores", por ejemplo), es belicoso y no conciliador. Quizá pueden argumentar que ese tono es una respuesta a un tono también beligerante de la ALPE (incluso me han comentado los de la Cámara sobre unos emails insultantes e injuriosos contra los directivos de la CPL, cosa que es cierta porque esos emails han llegado a mi blog pero no los he colocado para no descender el nivel del debate, y quedo a la espera de que el ALPE se desmarque públicamente de esos emails agresivos), pero incluso bajo ese razonamiento el tono es inaceptable. Si no son capaces de ceder ni siquiera en el tono de sus comunicados, ¿cómo podrán llegar a un acuerdo sobre los stands?

Dejo aquí el Comunicado de la Cámara Peruana del Libro, en el que podemos leer los siguientes ítems, que son los puntos de desencuentro según la CPL:

a. No cuenta, como exige la ley, con personería inscrita en los Registros Públicos ni está registrada ante la Sunat, por lo que es legalmente una institución informal que, como tal, limita la defensa de nuestros derechos por las vías pertinentes.

b. Ha pretendido lograr su participación en la Feria apelando a un subterfugio contractual al cual, violando los reglamentos de participación en la Feria, se ha prestado Ediciones Peisa S.A.C.Porque, en su calidad de socio de la CPL, Ediciones Peisa S.A.C. solicitó participar en la Feria Internacional del Libro con una isla de 72 m2 y un área adicional de 36 m2, solicitud que le fue aprobada en virtud de las facilidades –preferencia para la separación de espacios y costos 25% más bajos que los vigentes para los no socios–que la CPL le otorga a sus miembros.

c. No obstante, la aprobación del uso del área adicional le fue cancelada luego de que, en el proceso de evaluación de participantes que realiza la CPL por reglamento, descubriera que dicho espacio no sólo sería subarrendado a ALPE por Peisa sino que la editorial había realizado una convocatoria, entre afiliados y no afiliados del ALPE, para hacer uso de tal espacio a cambio de montos específicos –de S/. 720 y S/. 900, según pruebas que obran en nuestro poder–, lo que configura un mecanismo ilegal de subarriendo y representa una flagrante violación de lo dispuesto en nuestro Reglamento de Participación, el cual ha siso aceptado por todos los solicitantes.

d. Y es que las membresías que ostentan en nuestra institución y el reglamento de participación en actividades como la Feria que venimos organizando, prohíben explícitamente, a todos de nuestros socios, el otorgamiento y cesión unilateral de espacios a terceros, aún cuando éstos terceros compartan con el socio participante su pertenencia a cualquier otra asociación.


Por otra parte, en el blog "¿Feria del Libro sin ALPE?" se brindan algunos datos desconocidos de la transacción y se responden una a una las declaraciones de Jaime Carbajal en Perú21, que recoge el espíritu de este comunicado. Es importante que en ese blog se cita el precedente de Punche Editores en la FIL pasada y se preguntan con todo derecho: ¿Por qué Punche si podía ser representante comercial y Peisa no?

Bueno, con esto cada uno ha lanzado su artillería pesada. Así las cosas, ambos ha quedado entrampados. Es imposible que se pueda interpretar, de manera inobjetable, si estamos ante un subarriendo o ante una representación comercial, por lo que seguir discutiendo sobre ese punto es ocioso. Lo mejor que podría hacer la CPL para evitar entrar en estos líos de interpretación es, en la próxima FIL, limitar el cupo de stands que pueden pedir sus asociados (así como los socios de determinados clubes solo pueden compar un cupo limitado de asientos en un evento especial; y se les permite que ellos hagan lo que quieran con esas entradas, incluso revenderlas, siendo aún responsables de ese sitio obviamente), de tal manera que cada una tenga derecho solo a aquellos que realmente va a necesitar, y si decide ceder algunos sea bajo sus propio riesgo.

Pero para esta FIL 2008 en concreto, se debe dejar de buscar quién tiene la razón sino conseguir la mejor manera (ya sea cediendo la CPL los stands inicialmente asignados; o aceptando el ALPE nuevos stands con el descuento prometido, peor ubicados quizá pero bajo la condición de que estén juntos para no dividirlos, como pretendió la CPL al dirigir cartas comerciales a los asociados particularmente esperando que algunos aprovechen el descuento, cosa que no ocurrió pues los miembros del ALPE que estarán presentes en la FIL tenían sus sitios asignados antes del lío) de que estos editores independientes estén presentes en la FIL Lima y todos podamos disfrutar de ella plenamente. Que se pueda conciliar, y no atacar a la FIL, a la Cámara o al señor Carbajal en particular, es lo que siempre ha querido este blog y, sin duda, todos los medios y autores que han hecho suyo este tema.

Actualización 19/07: Hoy en Perú21 aparece una entrevista con Pierre Emile Vandoorne, vicepresidente de la Alianza Peruana de Editores Independientes (ALPE) en respuesta a las declaraciones de Jaime Carbajal, secretario de la CPL.

Etiquetas: ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

7:57 a.m.

Como lector pedestre, espero que se deje de lado cualquier actitud mezquina, se resuelva el entuerto y nos beneficiemos la lectoría en pleno, por favor.

¿Así pensábamos combatir la piratería y apostar por la difusión y la cultura?


Raschid    



11:46 a.m.

Estimado Iván.

Me llama mucho la atención lo que dices acerca de "un tono también beligerante de la ALPE " y "esos emails [que] han llegado a mi blog pero [que] no he colocado para no descender el nivel del debate".

No mencionas a los remitentes de dichos mensajes, pero te puedo asegurar que ningún directivo de ALPE ha enviado ningún e-mail agresivo ni insultante a los directivos de la CPL a nombre de ALPE (Y que yo sepa tampoco lo han hecho a nombre propio). Si alguna persona se siente ofendida ante la actitud de la CPL y les envía un e-mail no puedes declarar que dicho mensaje proviene de ALPE, porque no sería cierto, así como aquellas personas que, comentando distintos blogs, insultan a ALPE o a Germán Coronado no pueden ser considerados como representantes de la CPL.

Yo he redactado, junto a mis colegas de ALPE, todas la comunicaciones oficiales de nuestra asociación. Y te aseguro que intentamos buscar el tono más conciliador. He evitado dar nombres propios y personalizar el debate de esa forma porque el problema es un problema principalmente de derechos y no debería reducirse a conflictos entre personas. Estoy seguro que la CPL cuenta con muchos profesionales de mucha entereza y profesionalismo, pero las críticas que hemos hecho a través de los medios son justamente en contra de lo que consideramos una actitud poco profesional reflejada en una decisión de sus directivos.
Finalmente, no hubo subarriendo.
Acá lo que hay es un abuso de poder, con intereses económicos y políticos de por medio que se esconden detrás de excusas que contradicen todo antecedente de exhibición colectiva y de forma de representación comercial en la feria. Lamento mucho que profesionales, que trabajan para la feria, y de los (y las) cuales tengo excelentes referencias, se hayan sentido o visto vinculados(as) a este incidente. Lamentablemente, tras un mes de espera nos vimos obligados a hacer público los impasses con la CPL. Yo, que veo obstaculizadas las posibilidades de exhibir mis libros, lamento más que cualquiera este incidente y quisiera que se solucionase pronto.

Tal vez tienes razón cuando dices que la CPL debería modificar su reglamento y limitar el número de stands alquilados por cada empresa. Pero te aseguro que ni PEISA ni las editoriales peruanas serían los más afectados por dicha medida. Por ende no creo que el consejo directivo de la CPL siga tu consejo.

Escribo este mensaje porque no está entre mis costumbres insultar a nadie y pido por favor que aclares a qué mensajes te refieres. Te aseguro que estos no provienen de ALPE.

Pierre Emile Vandoorne    



6:40 p.m.

Estimado Pierre,

te puedo asegurar que he visto un comunicado concreto, redactado por alguien vinculado al ALPE, que tienen un tono igual de agresivo que el de la CPL; pero no es ahora momento de fijarse en esos detalles. En todo caso, si me mandas un email privado te doy el dato.

Por otra parte, me alegra, ciertamente, que no sea gente vinculada al ALPE la autora de esos anónimos y emails que proliferan en mi blog y mi inbox (hoy mismo me llegaron dos email violentos con la firma del editor de una revista cultural que publica una editorial independiente, aunque obviamente es su opinión personal).

Y en cuanto al lío, espero que tanto el ALPE como la CPL den un paso atrás, dejen sus trincheras y su ansiedad por saber cuál de los dos tiene la razón, y decidan la mejor forma de que los compradores que asisten a la FIL 2008 puedan tener la oferta de todas las editoriales independientes vinculadas al ALPE.

saludos

IVAN    



12:12 p.m.

Pienso lo mismo que Iván Thays respecto a lo de la conciliación y también respecto a lo díficil que es decidir si se trata de una "representación comercial" o de un "subarriendo". Para mí el caso de Punche editores no es el mismo que éste ni de los que Iván Thays citó en un post anterior respecto a la presencia del Perú en ferias internacionales. La cuestión es que tanto en lo de Punche editores como en los de aquellas ferias estamos hablando de representación de editoriales no de asociaciones. La Cámara en esas ferias representaba a editoriales no a otra asociación; igual, Punche representaba a editores unidos; es cierto, Punche era una asociación pero no es el mismo caso me parece (¿acaso el de la ALPE resulta algo inédito o una anomalía para el reglamento de la Cámara?). En este caso, una editorial (Peisa) está "representando" a una Asociación; para mí es como decir que la punta del iceberg representa al iceberg. Intuitivamente y por sentido común lo veo así, si alguien me dice que legalmente no hay ninguna diferencia, pues, adelante.

Pierre Emile Vandoorne contestó algunas preguntas que le hice en un comentario en el blog "El Utero de Marita"; en general, sus respuestas me parecieron razonables. Pero igual me quedaron dudas; es cierto que existe la libre asociación y que no tenían por qué conformarse como una asociación dentro de la Cámara pero si ambas instituciones tienen más o menos los mismos fines (me refiero a los altruístas), lo mínimo que podrían haber hecho los de la ALPE es buscar acuerdos con la Cámara ¿o no? Estoy hablando de un momento previo a la Feria, apenas la ALPE fue creada. No sé si ello se intentó porque por lo que ha sucedido todo indica que no. Por supuesto, yo hablo desde una perspectiva ideal; desde ese "deber ser" que me enseñaron en el único curso de derecho que he llevado.    



» Publicar un comentario