MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Mi obra imposible

lápiz roto. fuente: nube numero 9

En El Cultural han tenido una idea atractiva: como anticipo al libro Los libros que nunca he escrito de George Steiner, traducido recientemente por Siruela, le han preguntado a una serie de escritores españoles cuál es ese libro imposible que nunca han escrito, ni escribirán, pero les hubiera encantado hacerlo. Aquí algunas de las respuestas:

Fernando Savater
Cuando escribí mi autobiografía Mira por dónde omití lo que podríamos llamar con Bataille “la parte maldita” de mi experiencia vital, sobre todo en lo que afecta a posiciones viles y oportunistas en la prensa o la intelectualidad sobre el tema del terrorismo o de la política en general. No quería quedarme totalmente sin amigos ni perder lo poco que aún guardo de mi antigua fama de “buen chico”. Pero de vez en cuando me tienta soltarme el pelo de una vez y hacer algo así como el cruel “Mes poisons” de Saint-Beuve. Todo se andará...

Eduardo Mendoza
Hay varias novelas que he empezado y no he escrito por varias razones: una de humor porque no me hacía reír; un drama que sí me hacía reír; una novela histórica que me parecía (y era) un ladrillo; una novela de amor que no parecía sincera; una historia de misterio que nunca llegué a saber cómo acababa. Algunos de estos conatos llenan un armario. Espero tener ocasión de quemarlos antes de estirar la pata, aunque lo que pase después me trae sin cuidado: no creo en la posteridad. Me habría gustado escribir una novela pausada, con largas descripciones, a la manera de Balzac o de Proust; o un profundo análisis de las pasiones, como Doistoievsky; o un texto denso y hermético, como Joyce. En resumen, que me habría gustado tener más talento. O menos para no darme cuenta, embarcarme en una empresa arriesgada y naufragar. Me temo que ya es tarde.

Carmen Riera
Nunca escribiré una novela que tiene que ver con mi infancia, sumamente infeliz, por cierto. Aunque el tema es sugerente –una niña que se pasa la vida escuchando detrás de las puertas y que un día oye algo terrorífico–. Todavía a estas alturas me produce una sensación sumamente pertubadora y en consecuencia no escribiré jamas sobre el asunto. El tabú tiene que ver con las relaciones familiares.

Álvaro Pombo
Jamás he renunciado a tema alguno, aunque lo que Steiner confiesa en ese libro, es decir, su imposibilidad de escribir sobre algunos asuntos especialmente delicados, es una constante en la literatura universal. Quizá el caso más claro sea el de Julien Green, un excepcional escritor que tuvo gravísimas dificultades para escribir abiertamente sobre su homosexualidad, y que sólo en los innumerables tomos de su diario deslizó alguna confesión en ese sentido. Yo, felizmente, siempre he escrito lo que he querido.

Etiquetas: , , , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

3:03 a.m.

El libro que nunca escribiré tendrá la inspiración del momento, la estructura de un thriller de los sentimientos y el ritmo del propio lector. Será el libro que siempre he querido leer.

No lo escribiré por falta de tiempo ni de inspiración, sino porque tendría tantas cosas que contar que jamás lo acabaría. Tendría tantas páginas que jamás se acabaría de leer.

Un abrazo.

Me ha gustado tu blog y cómo tratas a los libros. Felicidades.    



11:24 a.m.

Tú Thays, también tienes tus libros imposibles y sólo te mencionaré uno que no creo que te atrevas a publicar: el libro de tus memorias. Y no lo harás debido a tu ego o la falsa modestia.    



» Publicar un comentario