MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Hacia allá: literatura latinoamericana

Todas las direcciones: el porvenir literario de América Latina. Fuente: actual world

Como ya lo he comentado antes en el Moleskine Literario, la Feria del Libro de Madrid tendrá como invitado de honor a Latinoamérica. Winston Manrique ha escrito un artículo en "Babelia" al respecto, en el que se citan una gran cantidad de nombres de autores latinoamericanos de diversas tendencias y estilos, y algunas declaraciones. El artículo es francamente enredado, como una vorágine, quizá como es justamente nuestra literatura, y tiene como leitmotiv una frase de Pablo Casacuberta cuando le preguntaron en el Bogotá39 hacia dónde va la literatura latinoamericana: "hacia allá" dijo y señaló un lado que pudo ser cualquiera. Coloco aquí algunas de las declaraciones más interesantes del artículo:

Juan Gabriel Vásquez: "Ya nadie tiene que justificarse, como les tocó a Borges o a Cortázar, por contar historias europeas o indias o norteamericanas con personajes norteamericanos o indios o europeos. Nuestra tradición es toda la literatura (...) Luego [del Boom] hubo una especie de reacción hacia otras maneras de contar la experiencia, menos públicas, más intimistas. Ahora algunos novelistas se dan cuenta de que el Boom está lejos de haber agotado los lugares oscuros de nuestra historia, y se han concentrado en iluminarlos"

J. Ernesto Ayala Dip: "Después del sarampión del posboom (años ochenta), y sus enormes secuelas, en cuyo vértice funcionaría como paradigma una novela como La casa de los espíritus, de Isabel Allende, un sarampión que duró mucho y que supuso un grave malentendido en torno a los acuerdos entre imaginación, escritura y realidad social (tanto que se tuvo que volver sobre la importancia de una novela capital como Cien años de soledad, escrita por Gabriel García Márquez en 1967, uno de los orígenes involuntarios de ese malentendido), después de ello, en los últimos años, tal vez décadas, parece que se transita por soluciones de transversalidad en las tendencias narrativas. Hay un proyecto festivo de la invención, otro de experimentación e intertextualismo, de reflexión crítica de las últimas dictaduras latinoamericanas. Novelas realistas (con el criterio también huidizo e inaprehendible con que César Aira tonifica el concepto de realidad) que compiten con las que Roberto Bolaño llamaba novelas mutantes (mezcla, como las suyas, de novela y cuento). El compromiso político, en esta época de inhibición ideológica, rivaliza con el más exigente compromiso estético. Y con una gran presencia del cuento, que allí siempre ha tenido acogida por escritores y lectores"

Julio Ortega: " (....) no hay parricidios, hay relevos, turnos y diversificación. Y también renovación: los jóvenes del crack cumplieron 40 años y escriben todavía mejor. Y hay narradores de veintipocos años que merecen atención. Se debe a las demandas de esa extrema libertad recibida. No sorprende que sean parte de una conversación más amplia, donde se descubren como interlocutores de una charla que incluye a otros"

Edmundo Paz Soldán: "Mientras los escritores europeos o norteamericanos suelen leer sólo literatura de sus propios países, en América Latina se puede encontrar a mexicanos que leen a Kawabata, argentinos que apuestan por Janet Malcolm, colombianos que siguen a Conrad, peruanos aficionados a Modiano, puertorriqueños fanáticos de Ngugi Wa Thiongo, guatemaltecos fervorosos de Vila-Matas, chilenos obsesionados con Clarice Lispector"

Piedad Bonet: "el panorama de la joven narrativa latinoamericana está lleno de sorpresas y diversidad de nombres ya bien conocidos y de otros que aún circulan poco y que el continente tiene que descubrir. Abarca desde obras como las de Jorge Volpi o Juan Gabriel Vázquez, que fabulan la historia universal o local en novelas de largo aliento, hasta las nouvelles de Alejandro Zambra, construidas sobre poderosos silencios y con personajes y argumentos que se niegan a consolidarse, y que implican una propuesta muy novedosa sobre el género. Por el camino encontramos obras interesantísimas, como la de Junot Díaz o Daniel Alarcón -el uno dominicano, el otro peruano- que escriben en inglés pero desde su condición de latinoamericanos, y con gran conciencia de la dureza de la vida en sus países pero también -sobre todo Junot- de la discriminación que padecen en el extranjero, de su condena a ser ciudadanos de segunda. Son inquietantes también las obras del prolífico y versátil Andrés Neuman, o la de mujeres con voces muy sugerentes y poderosas, como las de Guadalupe Nettel y Enna Lucía Portela. Pero no todo queda enmarcado en Bogotá 39. Escritores como Paz Soldán, Alan Pauls y otros que superan los cuarenta años se están ocupando de una renovación de la novela y el cuento que nos permite hablar de una muy dinámica búsqueda de nuevos lenguajes"

Pablo Casacuberta: "No me extrañaría que, dado ese inesperado consenso, la literatura latinoamericana termine yendo 'hacia allá' un día. El punto puede hallarse estirando el brazo en forma exactamente perpendicular a la línea trazada entre los hombros. Una vez allí, se desplaza el brazo una vez y media el ancho de la mano extendida hacia la derecha. Y luego se estira el índice y se señala levemente hacia abajo, como si una línea casi paralela al piso fuera a encontrarse con el horizonte. El lugar es exactamente ahí

Etiquetas: , , , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

7:37 p.m.

Hola acabo de ver tu blog y me interesó mucho y me preguntaba si afiliarías el mío, asi como yo el tuyo. Hace poco inicié un proyecto de un blog dedicado a la lectura y escritura que ha sido muy visitado estas últimas semanas y me gustaría que lo siguieran visitando.

El principal motivo por el que hice este blog fue porque quiero que las personas sepan del maravilloso mundo que son las letras. Escribir y leer son unos de los principales medios de comunicación, y la gente se vale de ellos para saber de lo que los rodea. Desgraciadamente no son medios muy utilizados y hace falta que nos introduzcamos en este hábito. Busco que las personas que no acostumbran leer, logren encontrar algún tipo de lectura que los cautive y para los que quieren escribir y no se animan, ayudarlos a seguir sus ideas y expresarlas, porque nada resulta más gratificante que saber nuestros pensamientos escritos como parte de nosotros. Así que los invito a explorar esta página en la que encontrarán muchas cosas interesantes que nos ayudarán a lograr lo que queremos. Podrán encontrar además, información sobre libros recientes, recomendaciones, opiniones, y consejos

http://librosintinta.blogspot.com/

Saludos

Ma. Del Carmen    



9:05 p.m.

Leí el artículo de El País hoy por la mañana y, por encima del enredo de nombres e intentos de explicaciones de nuestro quehacer literario, queda el gusto por saber que por estos lados se hace literatura, mucha, buena, necesaria.
En estos momentos leo, entre otras cosas, la antología de Bogotá 39 y, a pesar de la tristeza por la ausencia de compatriotas costarricenses (estamos creando como en los otros países), reparo en una demencial variedad, un abanico de propuestas que harán que se vayan diluyendo los estallidos de otras bombas.    



» Publicar un comentario