MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Gabriela & Victoria

Publican la correspondencia entre Gabriela Mistral y Victoria Ocampo. Fuente: clarín

Supongo que para la mayoría de uds., como para mí, la sexualidad de Gabriela Mistral debe ocupar un lugar muy bajo en sus prioridades. De todos modos, algo de eso tendrán que enterarse si leen la correspondencia entre Gabriela Mistral y Victoria Ocampo que ha preparado la editorial Cuenco de Plata. Se trata de 30 años de cartas entre la agreste poeta chilena, ganadora del Premio Nóbel, y la pituca argentina Victoria Ocampo, fundadora de "Sur". En la revista Ñ aparece un comentario a la publicación que subraya el aspecto de las confesiones sentimentales de las amigas.

Dice la nota sobre la sexualidad de Mistral: "(...) las circunstancias por las que atravesaba la chilena eran muy especiales. Su sobrino Yin Yin, de dieciocho años, acababa de suicidarse. "Es tiempo de sobra -escribe- de agradecerles sus cartas y su compañía de lejos y de contarles en detalle la mala muerte que entró por mi casa, tercera vez y peor que antes. Mi Yin, mi 'niñito', ahora más que nunca 'niñito' por la locura que me le llevó, no se fue por dolencia (...) se me mató". ¿A qué se refiere al decir tercera vez? Las cartas no lo mencionan, pero en algunas de sus biografías consta que su primer novio, un empleado ferroviario, se suicidó en 1909, después de que ella rompiera el noviazgo. Y al parecer, hubo otra boda frustrada, de la que Gabriela escapó mientras viajaba al lugar donde debía celebrarse. En materia amorosa, la poeta ha guardado profundo silencio, incluso en esa franja de lo privado que es la correspondencia. Durante su larga permanencia en el extranjero -Madrid, Barcelona, Lisboa, Oporto, Niza, Niteroi, Petrópolis, Los Angeles, Santa Bárbara, Veracruz, Génova, Nápoles y Nueva York- que se prolongó hasta el momento de la muerte, siempre contó con la compañía de jóvenes mujeres que oficiaron de confidentes, secretarias, eventuales enfermeras. A fines del año pasado, tras el fallecimiento de la última de estas acompañantes, Doris Dana, se supo que esta mujer, heredera de Mistral, ocultó durante cincuenta años un extraordinario legado literario, que entre centenares de poemas y cartas duplica la obra conocida de quien recibiera el Premio Nobel de Literatura en 1945. Habrá que esperar, entonces, para ver hasta qué punto este descubrimiento confirma la imagen asexuada de la maestra de América o revela una homosexualidad encubierta".

Etiquetas: , , , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

9:34 a.m.

Me suena curioso eso de "pituca" aplicado a Derrota Ocampo (Cabrera Infante dixit)    



» Publicar un comentario