MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Mario Mendoza

Mario Mendoza. Fuente: revista diners

Si no han leído la novela Satanás, ganadora del premio Seix Barral 2002, se las recomiendo efusivamente. Su autor, el colombiano Mario Mendoza ha sido entrevistado en el diario Página12 a raíz de la publicación de su nueva novela Los hombres invisibles (Seix Barral). La historia nos conduce a la crisis de un actor bogotano que un día decide abandonar sus problemas y largarse a buscar una tribu primitiva milenaria.

Dice Mendoza: "Creo que todos hemos tenido en algún momento ganas de irnos, de largar todo. La sensación de decir no puedo más. Con madrugar, el trabajo, los recibos de luz, los saldos. ‘¿Podré o no comprar un departamento, o un carro? ¿Me caso? ¿Me separo?’ Quién no ha mirado por una ventana y soñado con irse lejos. El sueño de la fuga es una constante, algo fascinante que en la literatura, creo, inaugura Hawthorne con Wakefield. Siento mucha atracción por la vieja historia de quienes salen a la calle a comprar cigarrillos y no vuelven. Uno cree que los tipos lo han planeado y no, no han sacado el dinero ni preparado la fuga: de pronto, ya en la calle, sienten que algo les impide regresar. La pregunta de la novela es por qué no. Y el personaje se la juega, se deja morir y se inventa en otra parte".

Sobre el compromiso dice: "Creo que a nosotros, los latinoamericanos, no nos enseñan algo fundamental: a ser responsables de nuestro talento. No entendemos que para llegar a la universidad, para tener ese beneficio, millones de personas se levantan a trabajar en panaderías, abren establecimientos, tienen el azadón en la mano, arrean ganado. Son millones que están en la pirámide social, trabajando entre diez y doce horas diarias, para que al final aparezca de manera irresponsable y milagrosa un pintor, un bailarín, un poeta o un novelista. Si ese individuo comprendiera que está parado sobre los hombros de tantos trabajadores que esperan de él que haga un buen uso de sus privilegios, trabajaría con un rigor implacable. Pero el artista, de manera irresponsable, y también maravillosa y extraordinaria –no me voy a poner a predicar como un cura qué se debe hacer o no–, cree que está solo y que puede hacer lo que quiera, que es libre incluso para atentar contra su talento, odiarlo, o hacerse el loco. Porque en el fondo eso es fácil, también. Relaja mucho. Uno se preocupa menos. Yo me siento como si fuera parte de una tribu. En el caso colombiano los artistas estamos haciendo la reflexión que no han sido capaces de hacer los hombres del poder".

Etiquetas: , , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

10:41 a.m.

precisas las palabras de mendoza, el compromiso es con la propia creación y no con ninguna atadura política o social. Buen comentario, leí el anterior libro de mendoza y te sobrecoge, por lo bien escrito.    



» Publicar un comentario