MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Ariel Magnus premiado

El premiado Ariel Magnus. Fuente: Página12

Poco a poco, sin demasiada bulla, el Premio Internacional de Novela La otra orilla de la editorial Norma va ganando prestigio. Ojalá siga adelante, porque Norma es una editorial sumamente curiosa y errática, que ha tenido bastantes colaboradores de talento y distintos giros en su vida editorial, como lo prueba su catálogo en el cual se pueden encontrar joyas un poco extravidas, como Marca de agua de Joseph Brodsky, los cuentos de La punta de Charles D´Ambrosio, las obras de Bufalino (incluyendo su pensamientos malpensantes) y un no tan largo, pero sí atractivo, etc. Los dos ganadores anteriores del premio (el español Marco Schwartz y el argentino Horacio Vásquez Rial) pasaron un poco desapercibidos, injustamente según acotan quienes han leído las obras ganadoras. Esta vez el jurado tan disímil (Santiago Gamboa, la española Nuria Amat y César Aira) escogió como ganador de los 30mil dólares al argentino Ariel Magnus por una novela titulada Un chino en bicicleta. Les dejo la nota en Clarín y en Página12. Espero tener la novela para leerla. Es una promesa (ya adelanté, además, que últimamente estoy bastante gruppie de los referentes chinos).

En "Clarín" encontramos un resumen de la novela: "Se trata de una novela disparatada en la que se suceden predicciones apocalípticas, fuegos artificiales y una gran mayoría de chinos que no andan en bicicleta. Un chino en bicicleta cuenta la historia de Ramiro Valestra, un joven porteño que es secuestrado por un tal Li, presunto pirómano, después de declarar como testigo en el juicio que lo condenó por haber incendiado once locales de la ciudad. A partir de ahí, se inicia un forzado exilio hacia el interior del barrio chino. Desde Colombia, el ganador recordaba ayer el llamado con el que le avisaron del premio. "La señora que me lo comunicó lo hizo con una bonita frase: 'Este es el llamado que más me gusta hacer en el año'. En mi caso fue uno de los que más gustaron (y me sorprendieron) en la vida". La novela, recuerda Magnus, se le apareció en el mismo lugar en que comienza la acción: en un baño. "Luego de escuchar cómo sentenciaban a (el pirómano de las mueblerías) Fosforito, me pregunté qué pasaría si de pronto él me secuestrara y me llevara al barrio chino para encontrar al verdadero culpable de los incendios de los locales".

Mientras tanto, en Página12 se lee: "Magnus señaló que la novela intenta encarar todos los clichés sobre los chinos, los buenos y los malos. “Es como un viaje a nuestra idea de la China, desde Lito Ming, el primer actor chino de Argentina, hasta los minimercados que supuestamente apagan las heladeras por la noche, pasando por algunas canciones para nenes con chinitos y chinitas, las enseñanzas de Confucio y Felices Juntos, el film de Won-Kar-Wai”, enumeró el escritor, que nació en Buenos Aires en 1975. El jurado no ahorró elogios para la novela. Gamboa subrayó el tono divertido, preciso y conmovedor de “la historia de una amistad en una Buenos Aires recién fundada para la literatura: la de su comunidad china”. Aira la definió como una “fábula de aprendizaje en la cual proliferan las aventuras, los chinos, y las mil caras de la más feliz de las pasiones argentinas: la amistad”."

Etiquetas: , , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

2:57 a.m.

Pensaba que Marco Schwartz era colombiano....
Horacio Vázquez-Rial posee una genialidad envidiable y, de algún modo, hace que uno se acuerde de ciertos libros de Manuel Vázquez Montalbán. En cuanto a Ariel Magnus, ha sido un refrescante descrubrmiento; tiene humor el pibe y carga sus narraciones de observaciones de lo más interesantes. De ésas que a veces tenemos y no sabemos expresar.

Un saludo    



» Publicar un comentario