MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Murakami y el Japón

Haruki Murakami. Foto: Federico Guastavino/ lanacion

Todos sabemos que las relaciones entre Haruki Murakami y su país no son del todo buenas. Y el haber declarado que ni Mishima ni Kawabata son autores que le gustan solo ahonda más esas diferencias. Para la crítica más tradicional, Murakami es un escritor superficial, que no proviene de las canteras literarias, de éxito mediático. Aunque en los lectores más jóvenes la imaginación de las novelas del japonés se van abriendo cada vez más espacio. En el ADN Cultura recogen unas declaraciones del autor respecto a su país, conseguidas en su reciente viaje a España:

No les gusto, soy demasiado diferente a ellos [los japoneses]. Por lo menos, a lo que ellos consideran que debe ser un escritor. Creen que todo lo que se escribe ha de estar supeditado a la belleza de nuestro lenguaje, a los temas de nuestra cultura. Yo no lo veo así. Yo utilizo la lengua como una herramienta. Una herramienta que puedo usar con mucha eficacia. Pero nada más. Por eso los críticos y los escritores me atacan. Yo busco una originalidad propia, alejada de lo que ellos pregonan. Tampoco frecuento sus círculos. No pertenezco a ningún grupo, y en Japón se supone que debes formar parte de alguno. Por eso me fui de mi país unos años. (...) Sencillamente, me sentía extranjero en mi propio país. Creo que los japoneses buscamos una nueva identidad. Después de la guerra nos enriquecimos y vivimos bien hasta 1995, cuando sufrimos una crisis tremenda. Todo se tambaleó. No habíamos vivido nada semejante en 40 años. En ese periodo pensábamos que la riqueza nos traería felicidad y satisfacción. Nos hicimos inmensamente ricos, pero no éramos felices. Ahora nos preguntamos: ¿qué debemos hacer?, ¿cuál es el camino hacia la felicidad? Todavía lo estamos buscando.

Por otra parte, también habla de su nuevo libro What I talk about when I talk bout running

Es una memoria. Empecé a correr hace 30 años, al mismo tiempo que comenzaba a escribir. Y he corrido tanto... He hecho hasta una maratón de 100 kilómetros, triatlón. Así que empecé a escribir este libro hace unos siete años y lo he acabado casi sin darme cuenta. Soy un corredor de fondo.

Etiquetas: , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

8:41 a.m.

Respetable la opinión que tiene este escritor sobre el mundo literario de su país.    



9:17 p.m.

Si ese ultimo libro lo lei hace un mes. Es una reflexion sobre porque dedica gran parte del tiempo ha realizar este excelente ejercicio que es correr largas distancias. Porque lo hace, que es lo que siente, la naturaleza del sufrimiento, la lucha por llegar, que papel cumple la literatura en todo esto. El libro es en si una metafora de la vida atraves de la maraton. La vida como una prolongada carrera.
Tal vez la critica que le haria a este libro de memorias tiene que ver no tanto con el estilo de narrar, sino con la edicion o el armado de lo narrado. Me parecio algo irregular e inconexo.
Curioso esto porque en sus ficciones las secuencias son muy bien armadas y las historias "corren" impecables por senderos amplios, continuos y claros.

Saludos    



5:37 a.m.

Sólo comentar que Murakami me parece patético.    



» Publicar un comentario