MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Santiago Roncagliolo en "Babelia"

Santiago Roncagiolo. Fuente: claudio álvarez/elpaís

Para calentar más la expectativa sobre Memorias de una dama, la nueva novela de Santiago Roncagliolo (editada por Alfaguara), que ya lo están vendiendo en Lima pero sin fajita de "Martin Amis", dejo aquí algunas preguntas que Winston Manrique le hizo en el "Babelia" del fin de semana. La entrevista gira en torno al concepto de "verdad" y "mentira", tan propio de la ficción narrativa y que es el tema central del último libro de Santiago:

¿Cuándo y dónde empieza la verdad en una novela?
RESPUESTA. (Risas). ¡No tengo la menor idea! Precisamente de eso habla esta novela. Tampoco tengo claro dónde empieza la verdad en las verdaderas historias de la gente. Desde La cuarta espada (la historia de Abimael Guzmán) venía pensando en la idea de que cuando alguien te cuenta la historia de otra persona cada uno tiene su versión, incluso contradictorias. Fue algo que me impactó y animó a hacer esta novela. La idea de que todo lo que consideramos verdad también suele ser mentira; incluso en la Historia, en la política. Lo vemos ahora con el análisis financiero, que parecía totalmente numérico y objetivo, pero que resultó ser una gran mentira también. Me interesaba jugar con esa extraña y delgada línea roja entre la verdad y lo falso.

Es una especie de prototipo. ¿Qué lleva a la gente a enmascarar sus vidas?
R. Porque gustamos cuando somos bonitos. Cuando somos jóvenes. Cuando somos ricos. Cuando somos exitosos. Vivimos fingiendo que somos mejores y engordamos el currículo y disimulamos nuestros defectos para ligar; y disimulamos nuestras verdaderas simpatías cuando alguien nos puede servir para algo. Mentimos constante, feroz y descomunalmente. Precisamente por eso en la literatura nos gustan los perdedores. Esta novela, de alguna manera, va de perdedores, y nos gustan porque alimentan a ese pequeño perdedor que no podemos sacar a pasear y que nadie quiere ver y que encuentra en algunas novelas un alma gemela.

¿Hasta qué punto se manipula la Historia?
R. Contar una historia es manipular hechos. Cuesta admitirlo porque supone escuchar a quienes piensan distinto de nosotros, pero todos compramos y vendemos historias manipuladas a nuestro gusto. Compramos el periódico de gente que piensa como nosotros, cuando lo inteligente sería comprar el de los opuestos para contrastar. Compramos lo que queremos oír para ir fortaleciendo nuestra mentira particular.

Y volvemos al principio.
R. Sí. ¡Todo es mentira! Me gusta este trabajo de escritor porque eres un mentiroso honesto. Por lo menos, tus mentiras salen con el membrete: "Esto es mentira".

En Memorias de una dama, el escritor busca desesperadamente a un autor que le escriba una frase para la fajita del libro, ¿a quién se lo pediría usted?
R. Ummm... Pues al narrador de la novela que tiene mucha maña. Él podría firmarlo con otro nombre.

Con qué nombre.
R. ...Martin Amis. Sí, Amis sería una buena fajita. Sería divertida.

Etiquetas: , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

10:42 a.m.

La delgada línea roja es más vieja que el mar. No sólo está el cacareado cristal multicolor sino muchas muestras más, en particular el célebre filme "Rashomon", de Kurosawa sino me traiciona la memoria.    



» Publicar un comentario