MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Paz Soldán está botado

Pimiento. Fuente: blog ya/cencerro


Desde que la selección boliviana venció a Paraguay en su fortín de altura, y pasó a ser penúltimo dejando al Perú en último lugar, este boliviano Paz Soldán está botado. Ya antes había escrito su blog escribió cierto post donde se leía: "Un peruano me dijo que había gritado con la victoria española más que con las del Perú (hace tanto que el Perú no gana que esto no era una proeza)". Y ahora cuenta, como quien no quiere la cosa, que cena con el estupendo John Banville (y su Hyde, Benjamin Black) y comparte unos pimientos:

De paso por Madrid, en un restaurante cerca de la plaza Santa Ana, John Banville habla como si la mayor parte del tiempo fuera Benjamin Black, el escritor de novelas policiales que creó hace un par de años. Es decir: las cosas que dice no tienen la sofisticación que uno podría esperar del mejor escritor irlandés vivo, y van más a tono con el muy buen escritor de policiales en que se ha convertido. Black habla de la Eurocopa, del reciente voto negativo irlandés a la Comunidad Europea, del desconocimiento que se tiene en el Reino Unido de la mayoría de los buenos escritores que escriben en castellano, y lo suyo es muy sensato, nada digno de anotar como las opiniones de un candidato al Nobel. El único rato en que Banville aparece es cuando dice que a su edad los escritores ya no leen, sino releen, y que ahora se ha embarcado en la relectura de Emerson. (...) Banville admira mi plato. Pienso que es por el cordero, sin saber que él es vegetariano. No: son los pimientos. Me pide un par. Le gustan, y pregunta si puede pedir toda una ración. Por supuesto, dice uno de sus editores de Alfaguara (la editorial que publica a Black en España; a Banville lo publica Anagrama). "Están muy buenos los pimientos del Padrón", digo. Jesús Ruiz Mantilla, que se encuentra al lado de Banville, me corrige: "son de Güernica". Acabo de demostrar mi falta de sofisticación culinaria. Pienso: seguro que Banville se dio cuenta, pero Black no. O quizás sea al revés.

De nada sirve barajarla con ese toque de inusitada modestia culinaria al final. Lo dicho, está botado.

Etiquetas: , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

9:30 a.m.

digale al escritor Paz Soldan, que ese aficionado al futbol que gritó cuando ganó España,no está identificado como peruano.no como ciudadano porque no existe ni en la Reniec.    



» Publicar un comentario