MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Nettel: dos pulgares arriba

Guadalupe Nettel. Fuente: piedepágina

Así como los norteamericanos tienen siempre su chico prodigioso bajo la manga, en América Latina también tenemos a los nuestros. El nuevo wonder boy de la literatura latinoamericana es una girl: Guadalupe Nettel (ilustre compañerita del B39, por cierto). Todos los medios hablan de ella con reseñas elogiosas pero, lo que es mejor, el boca a boca funciona y ya hay distintas personas que me animan a conseguir su libro de cuentos Pétalos y otras historias incómodas (Anagrama) "que está buenísimo" según opinión general. Las críticas no han podido ser mejores, y las entrevistas abundan. Ya con El huésped (también Anagrama) había dejado una buena impresión, pero con estos relatos América Latina y España se han entregado a ella por completo. Lo único malo de Guadalupe es que está rodeada de cuadernos muji, snobs y horrendos donde los hay, pero he decidido pasar por alto ese detalle para alegrarme por su éxito. En una reciente entrevista en "Página12" dijo sobre sus relatos:
Escribir cuentos es como recibir una visita, pero más corta: no se queda varios días en la casa, toma un café o algo así y se va pronto. Para mí es mucho más placentero escribir cuentos porque me siento más tranquila: sé más o menos qué extensión va a tener, no me desbordo, rápidamente sé si voy a terminar la historia o si hay algo que la está obstaculizando. Escribir una novela es como lanzarse a una travesía transatlántica en un botecito, sin saber si vas a llegar a destino o no.

Y sobre el relato "Bonsai", considerado una prematura obra maestra del género, declara:

Llevaba un año sin escribir nada, estaba en París haciendo la tesis de doctorado sobre la poesía y la obra de Octavio Paz y no me gustaba mi lenguaje académico, estaba harta, pero me sentía muy coartada porque tenía una responsabilidad”, recuerda la escritora. “Estaba leyendo un libro de Allen Ginsberg en donde él habla por primera vez con su psicoanalista y le dice que es homosexual, que quiere dejar su trabajo en la publicidad y que quiere dejar a su esposa para irse con Peter Orlowski. El psicoanalista le pregunta: ‘¿Por qué no lo hace?’. Entonces decidí mandar todo a la mierda, me senté a escribir y así surgió ‘Bonsai’, sobre estas personas contraídas que no están viviendo conforme a sus naturalezas” (...) Siempre me sentí outsider, pero creo que soy más parecida a un helecho, porque son expansivos, como las enredaderas, pero no te abrazan ni te asfixian, sino que mantienen cierta distancia. Se expanden, pero no crecen hacia arriba sino hacia abajo, y yo tengo algunas tendencias pesimistas y siento que me expando hacia las profundidades (risas).

Etiquetas: , , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

5:33 p.m.

Ya que hablan de Ginsberg, habría que mencionar también sus incursiones musicales. Grabó algunas cosas con Dylan (aparte de aparecer en el video de Subterranean Homesick Blues), David Mansfield y otros tracks desperdigados que fueron reunidos en el album doble "First Blues", que se puede bajar completo de aquí:
http://www.mediafire.com/?mg1cttzn9sv

Interesante... para los incondicionales, por supuesto.    



» Publicar un comentario