MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

"Es correcto ser villanos"

Alberto Moravia y su esposa, Elsa Morante, en los años 40. Fuente: Moravia e Roma

Los personajes de Alberto Moravia siempre transitan en la delgada línea que separa el escepticismo del cinismo. Siempre. Incluso los peores, incluso los más buenos, todos están estacionados en ese limbo. Moravia es un gran observador de su tiempo, pero un observador descreído. Asumió banderas ideológicas, cierto, porque era lo que debía hacer. Pero se adelantó a su tiempo en el modo de responder al compromiso. Todo esto, que son sólo algunas ideas que tengo sobre Moravia desde que leí de joven una entrevista suya en Playboy y lo admiré profundamente, las he confirmado en estas cartas (tres, entre 1933 y 1947) que envía al intelectual Nicola Chiaromonte y que publica el suplemento Confabulario. Nota mental: hay que releer a Moravia. Cito aquí un estupendo párrafo de la última:

"Debo decirte, en este punto, una cosa que acaso te parecerá inmoral: de mis desaventuras políticas, de mi fuga a las montañas, de mi vida entre los campesinos aterrorizados del frente de Garigliano, he extraído la profunda convicción de que, así como están las cosas, hay muy poco qué hacer y será mucho si logramos salvar el pellejo. En otros términos, será necesario hacer de la necesidad virtud y ya que los intelectuales no son fuertes, deben ser astutos, so pena la vida. Éste es un mundo de locos sanguinarios e innobles que evalúan al intelectual como propagandista; o bien, como un cuerpo que debe ponerse al lado de los otros, listo para ser masacrado a la primera oportunidad. Éste es un mundo en el que las cosas son las que guían el pensamiento y no el pensamiento las cosas. Éste es un mundo donde todos son maquiavélicos, desde las naciones hasta los santos, y el intelectual, si quiere salvar lo que lleva consigo, también debe ser, compatiblemente con sus premisas, maquiavélico. ¿Qué pretendo con esto? Lo que trato de decir es que, en un mundo como éste, es correcto ser villanos. Desde el momento en el que alguien me apunta un revolver en la nuca, yo estoy autorizado a utilizar con él todos los medios, incluidos los más desleales y más feroces. En otras palabras, este alguien, que además es el mundo de hoy, ya no me interesa, está perdido para mí".

Etiquetas: , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

4:07 a.m.

Muy buen blog, te felicito. No deberías leer esto... Es retorcidamente maquiavélico. Entra y verás, ya me dirás como te funciona:

http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf    



» Publicar un comentario