MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Jane Austen íntima

La garza Anne Hathaway como Jane Austen. Fuente: living read girl

Después de haber fatigado sus obras (¡oh, borges!) en versiones fílmicas de todo calibre y calidad, los productores de Hollywood decidieron convertirla a ella misma en la estrella de su película. Se trata de Jane Austen, de quien acaban de estrenar en EE.UU la película Becoming Jane, dirigida por Julian Jarrold, y que tiene como protagonista a la garza Anna Hatawhay (¿recuerdan El diablo viste de Prada?) Un buen motivo para tenerla como artículo central en la Revista de Libros del diario "El Mercurio", donde la califican de genio y recuerdan que, en realidad, nunca gozó realmente de un gran prestigio literario cuando estaba viva. Es una escritora sutil, cuya genialidad no se puede descubrir a la primera (¿recuerdan el experimento aquel del inglés despechado?) Aquí, mi parte favorita de la nota de Pablo Torche:

Dice la nota: "Parece ser que en su intimidad, la gran autora de comienzos del siglo XIX, era aún más trivial de lo que aparece a través de su literatura. El año en que Napoleón armaba una flota para invadir Inglaterra, los problemas de la señorita Austen al otro lado del canal se reducían a establecer si los vuelos en los vestidos estaban de moda o no. Cuando era derrotado en Trafalgar, si el precio de la carne y el pan continuaría subiendo. Quinientas páginas de epístolas filtradas cuidadosamente con los más sofisticados aparatos intelectuales del marxismo, feminismo o deconstruccionismo, dan por resultado dos o tres referencias magras a una guerra que se pelea en Europa, y otra a la difícil situación del campesinado inglés. En realidad, las cartas de Austen (que son lectura casi tan grata como sus novelas y completamente recomendables), son peores que sus libros en este sentido: además de frívolas resultan algo clasistas y sutilmente xenófobas. Lo cierto es que a Austen no le interesaban ni las guerras napoleónicas, ni la dominación del patriarcado, ni la desigualdad de clases; tampoco elaboraba demasiado sobre escuelas o estilos literarios, y sus referencias de este tipo se reducen a un par de poetas ingleses y a una que otra cita encubierta de Shakespeare (a quien jamás menciona directamente). Sin duda resulta un poco perturbador que una de las autoras que amplió la conciencia de Occidente, y que incidió de manera tan determinante en la conformación de la literatura como la conocemos hoy, haya estado preocupada casi exclusivamente de vestidos, bailes y juegos de salón, aparte de intentos esporádicos por buscarles pareja a sus primos o sobrinos. En vez de seguir intentando negar esta realidad, sin embargo, tal vez convenga más terminar de reconocerla por completo, y apreciarla en su verdadero valor. Quizás así se pueda percibir mejor la originalidad e innovación de la obra de esta solterona, algo pueblerina, precisamente como fruto de su capacidad para volverles la espalda a los grandilocuentes cánones de la historia y dedicarse en vez a lo que verdaderamente le interesaba, las vidas de hombres y mujeres sin ninguna importancia social, pero que daban curso a través de sus sentimientos y pasiones a la emergencia de una sensibilidad totalmente nueva. Entonces será el momento de hacer justicia a la gran escritora, y afirmar, en intento vano por emular su estilo, que Jane Austen tuvo la oportunidad única de vivir en una época sacudida por los más profundos cambios y transformaciones, y la genialidad de haberlos ignorado por completo."

Etiquetas: , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

9:23 p.m.

Bueno, Eguren también se kgaba en los sucesos de su época y no por ello fue un poeta mediocre. Algunos tienen sensibilidad para lo que en un principio pueda resultar trivial.    



» Publicar un comentario