MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Roncagliolo y su dama negada

Santiago Roncagliolo y polémica novela. Fuente: apuntesapocrifos

Hace unos días comenté que habían censurado a Santiago Roncagliolo en República Dominicana. Ahora, Juan González, representando a la editorial, dice que no existe tal censura. Vamos por partes. Es cierto que cada Santillana nacional tiene el poder de decidir si publica o no un libro publicado en otra Santillana. Suele suceder que no lo hace, lo que Piglia llamó "balcanización", es decir, que lo que saca Alfaguara Argentina no tiene por qué ser publicado por Alfaguara Perú, y viceversa. Sin embargo, suele ocurrir que lo que publica la cabeza del grupo, es decir el local en España, rebota en los demás países, y más si es de un autor premiado con el Alfaguara, exitoso en ventas y críticas, como Santiago Roncagliolo. Que Alfaguara en Santo Domingo diga que tiene el derecho a no publicar Memorias de una dama, que lo diga. Que insista que eso no es censura es correcto. En todo caso, autocensura. Pero que no diga que es una decisión literaria y menos de marketing, porque eso es una excusa. Simplemente, no quisieron meterse en camisa de once varas, ni pisar callos, y ya está. Las cosas claras:

(...) en declaraciones ofrecidas a la agencia Efe, Juan González, director de Contenidos del grupo Santillana, señaló que el sello Alfaguara no ha impedido “en absoluto” la publicación de la novela, ni en República Dominicana ni en ningún otro país de América Latina. Según el funcionario, el libro tuvo “una salida regular desde el punto de vista comercial y no ha funcionado demasiado bien”. Por ello, el motivo de que no haya llegado a República Dominicana, adujo, “es comercial y no tiene nada que ver con la polémica” difundida en la prensa. Igualmente, trascendió que la inexistencia de ejemplares de la novela en Iberoamérica responde a la decisión de la editorial española, presionada por la poderosa familia dominicana, de no reimprimir ni poner en circulación ejemplares de “Memorias de una dama” y esperar que se agoten los saldos aún existentes en cada país. Consultado por El Comercio, el escritor Santiago Roncagliolo declinó responder sobre el tema, y más bien señaló que todas las declaraciones deberá darlas la editorial Alfaguara.

Etiquetas: , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

3:18 p.m.

Qué mal por Santo Domingo, porque la novela de Roncagliolo es excelente. Y qué mal por ese juego "estratégico" de las sucursales de alfaguara; por estas mismas en México (al menos en la Gandhi) no encuentras las novelas, por ejemplo, de Claudia Piñeiro, y eso, carajo, sí que duele.    



1:14 p.m.

Juan González en un gandul y como tal responde, traicionando a su autor y además, mintiendo. La novela ha vendido unos 10 mil ejemplares en España. Fue la más leída en el Perú varias semanas.
Roncagliolo ha sido censurado y amordazado por la familia dominicana aludida en la novela, que también ha demandado a Santillana. Por eso la mentira: el negocio del libro de texto es demasiado importante para ponderlo en riesgo.    



9:32 p.m.

Vivo en Miami. Un librero me dijo ayer que el libro lo estaban recogiendo en toda Latinoamérica, no sólo en República Dominicana. Acá en Miami no se encuentra, sencillamente.

De hecho, según el librero, Alfaguara no lo va a reeditar más, la editorial teme una demanda de parte de la familia en cuestión. Los pocos ejemplares que se encuentran los están trayendo directamente de España.

Incluso, en Amazon no se encuentra Memorias de una dama. Hice la búsqueda y nada. Lamentable.    



7:24 a.m.

Increíble lo de miami y lo de todo AL!!! Nunca pensé que una editorial tan grande como alfaguara se echara para atrás por algo así.

Entonces, los que tenemos la suerte contar con nuestro ejemplar, tenemos uno de los primeros libros prohibidos de este nuevo siglo.

Sale: Roncagliolo ya tiene un lugar privilegiado, no sólo por ser un espléndido novelista, sino porque uno de sus libros dio en la llaga de una de las viejos y caducos remansos de poder del continente    



» Publicar un comentario