MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Murió Milorad Pavic

Milorad Pavic. Fuente: españarusa

Se murió uno de mis "golpes" para los Premios Nobel. Tal como lo anuncia la emisora de radio B92, el escritor serbio Milorad Pavic murió ayer 30 de noviembre, a los 81 años. Quienes hemos tenido la suerte de leer a Pavic sabemos que la cultura occidental ha perdido no solo a una de las prosas más delicadas del siglo XX y principios del XXI sino a una mente lúcida, un hombre-sintetizador. Así lo demuestra sobre todo su Diccionario jázaro (traducido por Anagrama) y sus últimas obras, traducidas por la editorial mexicana Sexto Piso, como la bellísima Siete pecados capitales, la inclasificable "novela-tarot" Último amor en Constantinopla y la novela policial más rara que he leído en mi vida, Pieza única. Un consejo: aprovechen el triste suceso y vayan en busca de una literatura exigente, probablemente distinta a la que suelen leer, pero muy reveladora del estado actual de la ficción contemporánea (en la Feria Ricardo Palma estos libros están en el stand del Fondo de Cultura Económica, por si acaso) Dice la nota:

El reconocido escritor y novelista serbio Milorad Pavic murió en Belgrado a los 81 años, informó la agencia Tanjug citando fuentes de la familia. Historiador de la literatura serbia clásica y especialista en lírica barroca, Pavic fue autor también de ensayos y poesía. En occidente es conocido sobre todo por sus obras fantásticas sus novelas y relatos breves, colmados de detalles misteriosos y connotaciones esotéricas, caracterizados por la alternancia de sueño y realidad. Según la crítica, la producción de Pavic, que ha sido traducida a varias lenguas, es un clásico ejemplo de literatura postmoderna y una alegoría de los Balcanes donde diversas civilizaciones compartieron por siglos la misma región.

Etiquetas: , , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

6:03 a.m.

Una pena inconmesurabel la perdida de Milorad Pavic, era un autor que no se parecia a nadie,un grande,su muerte es equiparable a la de Queneau, Perec o Calvino,tal vez su muerte ponga su literatura en el sitio que me merece, entre los mas grandes.
Estamos de luto.    



10:34 a.m.

Claro que no murió, tan sólo regresó al sueño del que había salido para escribir tan hermosos libros.    



» Publicar un comentario