MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

La biografía de Sollers

Philippe Sollers. Fuente: Foto: Sophie Bassouls / Corbis Sygma. La Nación

Uno de los libros que sí no evité comprarme, para que después Patricia de Souza no me acuse de francésfóbico (ahorita solo soy París-fóbico y en especial Sena-by-night-fóbico pero por un tema personal), fue la autobiografía de Phillip Sollers Una verdadera novela (Memorias) editada por Páginas de Espuma. Sollers, uno de los fundadores del Tel Quel, es un lengua larga y, como lo dice la reseña en "El Cultural" de Luis Antonio de Villena, un "chico malo" en medio de una generación de dandys como son Le Clézio, Modiano o Pascal Quignard. Esto es lo que leemos en sus memorias calificadas con justicia poética como "verdadera novela":

(...) este libro del fundador de “Tel Quel” se presenta como unas memorias, pero sólo la primera parte se acerca algo al autobiografismo. A la mitad o antes aún, Sollers diserta sobre todo de sus filias y fobias y de su labor intelectual de chico rebelde y en los márgenes. Sabemos que su matrimonio con la semióloga búlgara –ahora francesa– Julia Kristeva fue una aventura de amor e intelectualidad, que no ha impedido que haya otras mujeres en su vida, desde Eugénie –la española huida de la guerra– que hizo sus delicias de adolescente. Sabemos que su burguesa familia de Burdeos se llama Joyaux –Joya– por lo que el joven Philippe, que había sufrido por su nombre legal –Philippe Joyaux– buscó un pseudónimo literario en el diccionario de latín, quedándose con Sollers –derivado de “solus” y de “ars”– y que equivale a “hábil, ingenioso.” Obra de memorias literarias más que vitales, escrito en capítulos que se fragmentan sin perder coherencia, estamos ante un libro ameno y polémico para los buenos seguidores de la cultura francesa, con anécdotas sabrosas aunque más intelectuales que íntimas, y un algo petulante además, porque el director de “Tel Quel” parece querer seguir siendo un incómodo e irregular pero notorio protagonista de la vida cultural, aunque –como Stendhal– crea más en los lectores del futuro que en los de ahora. Ni novela ni memorias del todo, un libro contradictorio, culto, inquietador, y como decía nuestro clásico “rico de aventura”. Bueno, con voluntad rebelde.

Esta es buenísima: después de 60 libros escritos, la mayoría de ellos muy parecidos entre sí, en una entrevista de Luisa Corradini en La Nación le preguntan si no teme repetirse. Sollers responde: "(...) no es siempre el mismo libro. Pero deberán acostumbrarse a que sea siempre el mismo escritor."

Etiquetas: , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

3:13 p.m.

Qué frase tan notable. Ja,ja,ja, algo cómica, pero tiene todo de verdad. Suerte.    



3:39 a.m.

nosotros pensamos que aunque sea siempre el mismo escritor no tiene por que ser siempre la misma idea o tema de la cual habla el libro,por mucho que sea la misma persona y tenga los mismo o parecidos pensamientos siempre.Ya que un lector no tiene por que encontrarse al leer los libros de una persona que le gusta las mismas ideas o temas ya que puede llegar a pensar que esa situacion ya la ha vivido y por ese motivo dejar de ser seguidor de ese escritor,por muy bueno que sea.Nosotros escribimos este comentario aparte de que hemos escrito lo que pensamos,y por que "un magnifico profesro,llamado Iñaki" nos lo ha mandado.
Un beso a Iñaki( de parte de dani) al proximo lectory escritor,y al creador de este magnifico blog
Muchos besos y abrazos a todos.    



» Publicar un comentario