MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Miller reeditado

Henry Miller. Fuente: sci.muni.cz

Hace poco, dicté la primera clase de la Escuela de Literatura en la CCPUCP y me encontré con un joven que había llevado un libro, Nexus, de Henry Miller. Y no pude evitar pensar, sin decírselo, ¿es que todavía alguien lee a Henry Miller? La respuesta puede estar en esta noticia de "El Mundo". Edhasa acaba de reeditar Primavera negra:
Entre sus dos famosos trópicos literarios, justo a mediados de los años 30, Henry Miller escribió 'Primavera Negra', un título más o menos desconocido, que recientemente fue reeditado por Edhasa (...) Como buen trazado 'milleriano', en esta obra se aprecia un objeto retrospectivo y costumbrista. Se habla de la juventud neoyorkina del hijo de un sastre -como él-, en un barrio más bien pobre, rodeado de alemanes, judíos y polacos acogidos por la pujante América. La temática, que parece un suceder de personas, acaba adoptando la tristeza, la ternura y la manera conclusiva del capítulo de una autobiografía: "La fragmentación de la madurez. El gran cambio. En la juventud, éramos íntegros y el terror y el dolor del mundo nos penetraron por completo(...) Nos levantábamos por la mañana siendo unos seres, y por la noche, completamente ahogados, bajamos a un mar empuñando las estrellas y la fiebre del día". Los pormenores de 'Primavera Negra' se centran en el zoológico del barrio, con los ojos del chico de barrio, que adoraba los urinarios y que admiraba a los golfos problemáticos. El padre de Miller es uno de los centros de la obra, y aunque su familia no viene descrita con profusión, sí sus aledaños: "Los hombres que mi padre quería eran blandos y adorables. Todos y cada uno se desvanecieron como brillante estrellas ante el sol. Se apagaron tranquila y catastróficamente" (...) Entre páginas, asalta el borbotón de palabras, de especial sonoridad, que parece haberse inspirado en 'Hojas de hierba', de Walt Whitman, o 'Temporada en el infierno', de Arthur Rimbaud, y que ha permanecido como nuevo paradigma para muchos autores, entre otros, los beats. Y es que, con su obra, Miller ha hecho del adjetivo algo más maleable, más plástico, más desentendido del escrúpulo moral, más rabioso, y ha compuesto un nuevo canto de belleza, enfermedad y delirio profético: "Una bóveda de obscena angustia saturada de ángeles gusanos que cuelgan del útero caído de un cielo. En este último cuerpo de la ballena, el mundo entero se ha convertido en una pura llaga. Cuando la trompeta resuene de nuevo, será como apretar un botón: al caer el primer hombre arrastrará al siguiente, y éste a otro, y a otro, y así a lo largo de toda la fila, alrededor del mundo, desde Nueva York hasta Nagasaki, desde el Ártico hasta el Antártico".

Después de leer ese párrafo de ejemplo de los adjetivos millerianos, que me he permitido colocar en negrita, vuelvo a hacerme la pregunta con más ansiedad: ¿Es que realmente alguien puede leer aún a Henry Miller?

Actualización 26 de agosto.- Inusualmente, este inocente texto sobre Miller ha ocasionado una serie de comentarios abundantes que no serán pubicados porque ya ha y bastantes blogs dedicados a que los imbéciles lancen sus flatulencias sin moderación. Lo lamento y por favor no insistir.

Etiquetas: , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

11:05 p.m.

Iván, ¿su estilo no te agrada actualmente o nunca te ha gustado?    



12:20 p.m.

A Miller le gusta coger.
A los hombres nos gusta coger.    



9:36 a.m.

Esos comentarios significan que la gente sigue leyendo a Henry Miller. Que es vergonzosa esa actitud que tienes de descalificar a una persona porque lo está leyendo a él y no a las novedades tuyas. Esto quiere decir que si sigues jodiendo con Henry Miller este te va a dar por culo por el resto de tu vida. So cabrón.    



7:36 p.m.

Lean "Días tranquilos en Clichy", un libro maravilloso y simple, sin ninguna ambición, salvo la de ser leido, y narrar un momento y una época que ya no existen.    



7:32 a.m.

das asco y, ¿tu quien te crees que eres para dar este tipo de veredicto?, ¿te crees un intelectual? desepcionante    



» Publicar un comentario