MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Frédéric Beigbeder español

Frédéric Beigbeder. Fuente: elnuevocojo

El exitoso escritor francés Frédéric Beigbeder, autor de la novela 13,99 euros, estuvo en Barcelona para presentar su libro recién traducido por Anagrama: Socorro, perdón. El ya célebre alter ego de Beigbeder, Octave Parango, aparece convertido en model scout y persiguiendo a lolitas en la mismísima Rusia poco nabokovniana del siglo XXI. Gastón garcía estuvo presente en el lanzamiento de la novela y dejó una nota al respecto en su Blog "Barrio Chino":
Con barba de varios días, devorando cruasanitos y simpática locuacidad finamente estudiada, el autor francés definió a su personaje como una “persona desesperada, inquieta, que pide ayuda, pero a la vez es culpable. Pide socorro, y pide perdón”. “Octave sigue en el poder, salió de la agencia de publicidad pero sigue mandando en el mundo de la imagen”, dice. Y qué mejor escenario que Rusia, “donde la estatua de Karl Marx mira el anuncio gigante de Rolex, o la tumba de Lenin está frente a una tienda de Christian Dior. Y donde el Pravda dejó lugar a Prada”. 13,99 euros tuvo muchísimo éxito en Rusia, por eso el autor viajó muchas veces. Allí, algún crítico comparó a Octave Parango con Raskolnikov (¡cuánto vodka!), por lo que el francés decidió hacer pasar una temporada a su personaje. La estancia en Rusia le sirve para reflexionar sobre la caída del comunismo, la llegada del capitalismo de una manera salvaje, todo esto que Beigbeder denomina fashismo, una mezcla de fascismo y fashion, un neologismo que dice que inventó (aunque en google encontremos más de 851 entradas). Rusia es “el lugar simbólicamente más violento de este tiempo, donde después de años de totalitarismo, desde una mañana de 1991 todo está permitido”. “Son como los barceloneses, pero a la enésima potencia”, dijo, demostrando que sólo ha pasado una noche en esta ciudad. “En Moscú han cambiado de totalitarismos, ahora el consumo y la imagen son los que mandan” y concluye: “no hay diferencias entre un anuncio de Calvin Klein y uno de Iósif Stalin. El de Klein obliga a millones de hombres a gustar de esa chica, y a millones de mujeres a parecerse a ella”.

Hay que añadir que Beigbeder es un escritor que no le tiene miedo a nada. Sin embargo, no sé qué fue más temerario: publicar un libro sobre la tragedia del 11/S cuando aún estaba fresquísimo el recuerdo (y adelantándose a la saga de libros que actualmente existen al respecto), o salir semidesnudo, en una propaganda para Les Galeries Lafayettes, masivamente propalada en calles y el metro de París como paradigma del hombre y contraparte masculina de Laetitia Casta, ni más ni menos.

Etiquetas: , , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

2:16 a.m.

Hola, nos ha resultado interesante este blog, por eso hemos dejado una feseña promocionándolo en el Blog literario Samblea de palabras. Un saludo.

http://franciscocenamor.blogspot.com/2008/05/repaso-semanal-los-blogs-y-webs-ms.html    



» Publicar un comentario