MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Diamela Eltit opina

Diamela Eltit. Fuente: tinta animal

En las "Crónicas de Latinoamérica" del suplemento Babelia aparece un texto de Diamela Eltit sobre la situación literaria en Chile. El texto es abarcador y habla de las editoriales jóvenes, de la recepción de obras de autores jóvenes, de amigos y enemigos, y de la recepción chueca que hacen a las obras escritas por mujeres. Desde luego, el modelo es similar al de cualquier país latinoamericano.

Dice Eltit: "Su mercado acotado pero solemne desencadena pequeñas fiebres consumistas que producen la unanimidad y alimentan el ranking en que se funda el neoliberalismo. Las antiguas polémicas literarias en las que se examinaban las estéticas hoy se reducen a estrictas discusiones de poder establecidas desde criterios binarios: buenos y malos o usando una fórmula conmovedoramente sencilla: winner y loser. Más allá de una mímica vendedora, el poder literario no pasa por las utilidades concretas sino por elementos simbólicos. Allí se desarrolla una batalla que no es nueva aunque sí más vacua en su encarnizamiento. La histórica animosidad que rodea el espectro literario parece hoy consolidarse en una premisa: todos los que no son mis amigos son mis enemigos y ya sabemos que el número de amigos siempre es acotado y que la amistad se quiebra. Y sigue gravitando de manera constante la cuestión de género. Cuando se habla de género se piensa en la presidenta Michelle Bachelet como emblema de un "otro" momento para la mujer latinoamericana. Por supuesto, la elección de la presidenta Bachelet es un contundente hito histórico pero también han sido históricos los ataques implacables que ha recibido por su condición de mujer hasta que la violencia de estos ataques consiguió afectar a su gestión. En el ámbito literario la mujer escritora es celebrada en tanto productora de escritos sentimentales que buscan relevar la heroicidad ante la adversidad del amor. Amores ejemplares, eróticas sensatas que van directo a abastecer el mercado de mujeres. Pero, el trabajo con los signos o la indagación en la complejidad de los sentidos sociales se resguarda celosamente como un territorio de dominación masculina. La asimetría de género, la desigualdad crónica entre los sexos es el campo en que se pone a prueba la noción misma de democracia, su imposibilidad.

Etiquetas: , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

9:39 a.m.

es exactamento lo que sucede en Chile con la literatura. lo plasma muy bien Diamela, la que escribe desde la otredad y otorga poder a lso sujetos marginados desde la escritura, como la niña del brazo mutilado en los trabajadores de la muerte.    



» Publicar un comentario