MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

El diario de Bertoni

Claudio Bertoni. Fuente: letras-s5

Hace un tiempo tuve entre mis manos el libro Jóvenes buenas mozas de Claudio Bertoni y me impresionó encontrarme con un autor tan recomendado y que, para mí, era exponente del peor solipcismo, narcisimos y misoginia que uno puede imaginar desde el imbécil de Charles Bukowski (por ejemplo el poema "Walking Around": ¿existe/ algo más rico/ que caminar detrás/ de un buen poto?). Sin embargo, su larga fila de fans empieza con Enrique Lihn y Roberto Bolaño y sigue con autores jóvenes como Alejandra Costamagna y Alvaro Bisama. ¿Qué está pasando? Ante él me como alguien al que necesita que le expliquen el chiste. ¿Será que me faltan referentes, o realmente me estoy volviendo viejo? A partir de la publicación del primer volumen de sus diarios, Rápido antes de llorar (Ediciones Universidad Diego Portales), el gruppie Ignacio Rodríguez además de darle algunos calificativos que yo jamás usaría para el particular (como "entrañable", "cálido", "simpático", "entretenido"), pide un banderín de Bertoni y además, un tiraje de 16 millones de ejemplares para repartir por todo el país.

Dice la reseña: "Bertoni es lo mejor que le está pasando a la literatura chilena. Después de Parra, le está terminando de quitar el almidón y el rimel. Claro que por direcciones inversas: Parra hace de la metafísica un chiste y Bertoni de la trivialidad, una metafísica. Se mueve permanentemente en el lugar común, pero lo esquiva con marcial arte de pugilista y se las arregla, además, "a la maleta", para meterle combos en la guata. Escribe como le chorrea, como eyacula, como habla, como sangra, como sufre, como babea. Misericordioso, deja en paz al prójimo mandándose a sí mismo a la mierda al mismo tiempo que queriéndose, y compadeciéndose de su entorno, y haciendo la crítica más dulcemente ácida del tiempo en que está escribiendo. Es decir, sin rencor, con parsimoniosa inteligencia. A fin de cuentas, la mejor forma de comprometerse con el mundo y su suerte es comprometiéndose con uno mismo a fondo y sin vergüenzas, sin tapujos, dudando hasta de sus propias dudas. Bertoni es sagaz a fuerza de ser auténtico, es sobrecogedor a punta de no rehuir nada, de convertir lo nimio en testimonio y trascendencia, pero no en la teológica sino en la existencial o la teológica al revés (...) En lo personal, la lectura de este libro me "abertinonó", que es lo mismo que decir que me puso a ver la vida desde su inmaculada desfachatez (...) No puedo dejar de decir que estoy convertido en su hincha y en su fan, que me gustaría tener un banderín de él para colocarlo en mi escritorio como el carnicero del Everton en su carnicería de prodigios metafísicos. ¿Por qué el Estado o el Gobierno no inicia una campaña de "despelotización" nacional, compra dieciséis millones de ejemplares de este libro y le envía uno a cada chileno y chilena. ¡Otro pájaro nos cantaría!"

Etiquetas: , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

12:09 p.m.

“Sucede que me canso de ser hombre”: así comienza “Walking Around”, de Neruda (por cierto, como dato bizantino, en su más fogosa etapa rojimia, Neruda renegó de este poema). El título adoptado por Bertoni no puede ser casual y yo creo que tu categórica desaprobación a “¿existe/ algo más rico/ que caminar detrás/ de un buen poto?” no se justifica, creo que el aserto de marras no es tan vacío como crees y que más bien se las trae, habida cuenta del título. Para ser algo cínico, yo daría la respuesta: “Sí: ligar ese poto”. ¿Por qué inclinarse ante Peter Weiss cuando, en escena memorablemente recreada por Peter Brook, dice que el mundo es una colosal fornicación pero condenar en cambio lo que dice Bertoni?    



12:24 p.m.

Te escribí el comment sobre Bertoni sin haber leído lo de Ignacio Rodríguez. De éste pienso que es un histérico como muchos críticos, que cuando se desbandan en el elogio se les sale el “hysteron” (útero en griego, lo que le hizo la vida difícil a Freud cuando estudió la histeria masculina).    



4:22 p.m.

Me parece que el "camino Bertoni" está más transitado de lo que cree este entrañable, cálido y entretenido
gruppie. Pero se debe sentir genial creyendo que él lo ha descubierto.    



8:07 p.m.

Hola:
Me gusta que le digas imbécil a Bukowski. Yo tampoco sé por qué Claudio Bertoni es tan recomendado por quienes pasan todo el día, todos los días, leyendo y buscando inteligencia dentro de las letras que se le ocurrienron a alguien más. De ti jamás he leído nada, al parecer, en México, los únicos libros peruanos que llegan, son los de el gran novelista pero infame ciudadano, Mario Vargas Llosa. Me enteré de ti gracias a Bogotá 39 y pues a ver si un día de estos puedo leer tus novelas. Te mando un saludo, no sé, me caíste chido. A ver si te das una vuelta por mi blog: http://christiangaudi.blogspot.com    



10:48 a.m.

Bertoni es el futuro , como decía Aristóteles , la poesía esta mas cerca que la Historia de la Filosofía, ¿por que? , desentrañar la metafísica con una actitud burda cosística.
Saludos.    



» Publicar un comentario