MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Lessing comentada

Doris Lessing tomando gin con tónica en la puerta de su casa. Fuente: Clarín

Es curioso cómo varios periódicos en castellano han destacado, en nota aparte, la dificultad de encontrar libros de la premio Nóbel. Parece que Mondadori publica la última novela suya The Cleft (La grieta) dentro de poco, mientras tanto habrá que buscar en librerías de viejo. En el diario El País aparecen dos columnas de opinión sobre Doris Lessing. Una escrita por Ana María Moix, quien como ya comenté es su editora en Ediciones B., y otra por la periodista Rosa Montero. Por otra parte, en Clarín Ezequiel Martínez recuerda una charla fugaz.

Recuerda Rosa Montero: "No he vuelto a leer la novela [El cuaderno dorado] desde entonces, y es posible que la obra haya envejecido. Creo que hoy preferiría otras cosas suyas, como la serie de ciencia-ficción de Canopus en Argos, o sus dos hermosos libros autobiográficos. Su escritura es tensa, sólida, intelectual; más que una narradora apasionante, es una pensadora apasionada, y es el brillo y el calor de su cerebro lo que más me fascina. Su obra, en cualquier caso, abrió innumerables puertas a las escritoras que vinieron después (y también a muchos escritores). La entrevisté en su casa de Londres hace nueve años: llegué casi emocionada, consciente de mi deuda. Encontré a una anciana pulcra, magnética, huraña y austera. Vivía en una vieja casita con jardín cuyo piso bajo, cubierto de periódicos y trastos arrumbados, estaba impracticable. La escritora habitaba en el piso de arriba, un espacio modesto y ordenado pero raído, con muebles, libros y alfombras que parecían haber ido envejeciendo con ella. Y allí, como una refugiada de la creciente decadencia de las cosas, Lessing seguía luchando por ser, por saber, por aprender. Casi se podía escuchar el zumbido de su cerebro trabajando. Una mujer extraordinaria."

Por su parte, dice Ana María Moix: "De hecho, Lessing ha creado una obra pegada a la piel del tiempo, de su tiempo, que es el nuestro. Incluso en sus dos volúmenes memorialísticos (Dentro de mí y Un paseo por la sombra) y en el célebre El cuaderno dorado, libro emblemático del feminismo de los años sesenta y setenta, la protagonista no era ella, sino los problemas a los que el mundo a ella contemporáneo la enfrentaban. Y, nunca anclada en el pasado, y apenas en el presente en los últimos años, sus libros más recientes (Mara y Dann, e Historia del general Dann, de la hija de Mara, de Griot y del perro de las nieves) apuntan a un futuro que ya es hoy: los desastres ocasionados por los crímenes contra el sistema ecológico. Una trayectoria literaria, ética y moral encomiable.

Cuenta Ezequiel Martínez: "Conocí a Doris Lessing hace un año, en Segovia, durante el Hay Festival. Ella era una invitada vip, pero compartíamos el hotel. Cada mañana, por insomnio o un jet lag perezoso, ella y yo éramos los primeros en bajar a desayunar. Me saludaba con una silenciosa inclinación de cabeza y sonrisa protocolar. Yo había asumido mi rol de anteojos sustitutos indicándole cuáles eran los termos de leche descremada y café descafeinado que le costaba encontrar. En la soledad del comedor, Lessing solía sentarse junto a los ventanales: allí se quedaba, con la mirada extraviada en las colinas de Segovia. Una mañana me animé y me senté en una mesa contigua, cosa de forzar un diálogo. Después de un intercambio sobre trivialidades meteorológicas, alcancé a tirarle un par de preguntas obvias. "Actualmente no estoy inspirada", me frenó cuando quise saber qué estaba escribiendo. Era mentira, claro. Luego se animó: "Hace poco leí que la primera célula humana fue femenina... tal vez haga una historia con eso". Cuando parecía que la charla podía transformarse en una minientrevista, el comedor empezó a llenarse. Lessing se levantó y se alejó sin un adiós."

Etiquetas: , , , , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

4:55 p.m.

solo decir que no he leido nada de lessing, pero por lo que he visto en las noticias de como la señora ha recibido el premio y por su sentido del humor y sencillez y humildad me cae muy bien y me alegro que haya ganado.
increible como algunos criticos quieren destrozar ahora la honra de la señora diciendo que es la peor decision de la academia sueca y que no lo merecia, que es una escritora mediocre etc. etc.
piconazos es lo que son!!!
me encanto el comentario de umberto eco sobre el premio que gano lessing, un caballero realmente, lo pueden leer mas abajo en ''reacciones al nobel''    



» Publicar un comentario