MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Etiqueta futbolera

[ETIQUETA NEGRA] Y hablando de fútbol, salió ya el número 36 de la revista Etiqueta Negra y como no podía ser de otro modo, está dedicada al fútbol. Gracias a la deferencia de mis amigos de Etiqueta, contribuyo en este número con un artículo, escrito en colaboración con Edwin Chávez, sobre el fútbol virtual, el juego para PS2 Winning Eleven 10 del que soy fanático. Dos de ellos están dedicados a Ronaldinho: uno de Juan Villoro ("Un gigante en diminutivo") y otro a Fernando Iwasaki ("O mais Grande Latin Glober"). Ariel Scher habla sobre Maradona, una entrevista a Jorge Valdano, Facundo Piperno descubre (es un decir) que Africa se puede convertir en el próximo continente futbolero, reemplazando a América. También hay una crónica de Marco Avilés sobre las campesinas que juegan al fútbol en Puno (fotografiadas célebremente para la revista "Somos" por Daniel Silva), un texto del narrador uruguayo Eduardo Galeano y uno de Edmundo Paz Soldán, donde cuenta cómo su carrera de profesor universitario en EEUU comenzó gracias a una beca futbolística (parece que jugaba bien: Edmundo podría haber sido el actual 10 de la selección boliviana, o haberse nacionalizado y jugar por EEUU, pero una lesión le impidió jugar más). La sección A favor y En contra está dedicada a un jugador que se jubila, sin duda, en este Mundial: David Beckham.

Finalmente, el número se cierra con un artículo -o loa al fútbol, más precisamente- del serbio Vladimir Dimitrijevic (autor del libro La vida es un balón redondo que hace unos meses mencioné en "Moleskine") en el que dice: "El fútbol es el rey de los juegos. ¿Por qué? Porque nos pone en contacto –como la danza– con algo de nuestro propio cuerpo que podríamos llamar la prehistoria de nuestros movimientos. En el fútbol está prohibido –si uno es jugador de campo– todo el uso de la mano y del brazo. En suma, de los órganos con los que, habitualmente, se realizan todos los actos. Con los que se alcanza el mayor grado de precisión, de rendimiento y de destreza. No se nos permite usar más que los pies y las piernas –esos ancestros subdesarrollados, de algún modo, de las manos y de los brazos–. Ahí estamos, pues, devueltos a funciones arcaicas, impedidos para hacer lo que nos sería normal o natural. Forzados a vérnoslas de nuevo con un recuerdo animal enterrado en alguna parte de sí mismo".
« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

9:36 p. m.

http://botella-al-mar.blogspot.com/2006/06/orientalismo-la-peruana.html    



» Publicar un comentario