MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Cuento inédito de Roberto Bolaño

carátula de la revista. Fuente: suplemento ñ

La revista 60 watts ha publicado un cuento inédito de Roberto Bolaño, uno de aquellos cuentos que ganaron algún concurso de sobrevivencia en España y que luego salieron de su bibliografía. Sin embargo, el cuento ha regresado gracias a la revista y aunque, como dice Carolina Zúñiga al presentar el relato: "el final del cuento me parece, ahora que lo he releído, muy infantil y fallido, pero a Roberto le perdonamos todo. Más aun, cuando sabemos que tenía no más de 20 años al momento de publicar este relato", lo cierto es que tener entre manos el génesis de un escritor como Bolaño es una estupenda noticia. Además, es una reliquia porque al parecer es en este premio (Alfambra) cuando Bolaño conoce a Antonio Di Benedetto, que quedó segundo, y origina esa maravilla de cuento llamado "Sensini". Les dejo aquí las primera frases del cuento titulado "El contorno del ojo ("Diario del oficial chino Chen Huo Deng, 1980):

Jueves. Una curiosa criatura parecida a una vaca gigante pero que posee un pico de pato. Las palabras del periódico se ordenaron como un acertijo infantil dentro de mi cabeza. Me levanté a las cinco de la mañana. Después de lavarme descorrí la cortina: al fondo, en las escarpadas, muy lejos de la aldea, unas fogatas me recordaron los campamentos militares de mi adolescencia. Eran los carboneros. Más allá, hacia el oeste, entre bosques y campos de cultivo, el tendido ferroviario y un tren iluminado a medias que se perdía en la noche. Martes. El comisario político de la aldea vino a visitarme. Eran las siete de la mañana y la puerta estaba abierta. Debió deducir que me hallaba despierto y entró. El hombre quedó sorprendido de encontrarme sentado en el suelo, de cara a la pared, sin ninguna prenda de vestir encima. Al volverme hacia él se puso a parpadear y musitó que lo sentía. Le dije que no importaba. Mi rostro recién afeitado contrastaba con su cara soñolienta. Luego dijo: buenos días camarada Chen, y se marchó. Me quedé un instante escuchando sus apresurados pasos sobre el camino. Jueves. Por la mañana estuvo conmigo el médico. Me preguntó cómo me sentía. Le dije que escribía un diario. Dijo que hacía años que había leído mis diarios de juventud. Le dije que el diario que ahora llevaba no era para la imprenta. He escrito muchos diarios, le dije, la mayoría fruto del cansancio, muletas para mi creación literaria. Dijo que comprendía que los poetas escribiéramos mil palabras para librar una. Le dije que en mi diario actual se libraba algo más y se rió sin comprender. Viernes. Hoy ha habido ajetreo en la aldea. Por la tarde un grupo de hombres y mujeres salió hacia el bosque que colinda con la Granja; el resto del pueblo se reunió en la biblioteca y partieron después en dirección a las escarpadas. Temí que fuera el único habitante que quedara en la aldea. Me vi a mí mismo, solo en la casa y luego vi la casa confundida entre las otras casas vacías. En la perspectiva había algo que iba mal. Salí al jardín a fumarme un cigarrillo y a pensar; en la casa de enfrente se abrió una ventana y una anciana a quien nunca antes había visto me sonrió. Permanecí allí bastante rato; observé que las plantas crecían con inusitado vigor; al final del camino un perro jugaba solo. Entrada la noche comenzaron a regresar los aldeanos. Casi nadie hablaba, a excepción de los niños que parecían alegres y excitados. Jueves. Por el camino principal de la aldea vi venir al comisario político acompañado de tres niños. Los niños conversaban entre ellos y de vez en cuando le dirigían la palabra al comisario. Pensé que iban a la Granja. Camarada Chen, sonrió el comisario al llegar a la casa, pero sin entrar, estos alumnos tienen que escribir una composición sobre tus libros, explicó: sé amable con ellos.Camarada, dijo uno de los niños, nuestro trabajo de literatura de este mes versará sobre ti. Les dije que me halagaban, cuidándome mucho de preguntarles si había sido idea de ellos o de la maestra. Parecían unos niños muy serios. El comisario se marchó enseguida. Mientras mis huéspedes se acomodaban en el cuarto me asomé a la ventana y lo vi alejarse por el camino del pantano, la cabeza inclinada como si tuviera sobre sí un gran problema. El gris del cielo parecía enfermizo, veteado de blanco, con fosforescencias apagadas en la línea del horizonte.

Actualización 1/10.- La lectora Carmen Pérez de Vega me envía la siguiente dirección de la revista "Encuentro en Praga", de 1983, donde se publicó el cuento "Contorno del ojo" de Roberto Bolaño antes de 60watts. Además, me escribe: "Y, preguntaré a Bruno Montané, pero no tengo tan claro que lo escribiera a los 20, yo creo que lo escribió sobre los 80, así que posiblemente no tenía esos 20 añitos."

Etiquetas: , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

12:41 p.m.

Ivan, siempre tuve la fuerte sospecha (sin saberlo) que Sensini era Di Benedetto. ¿En dónde se refiere ese dato? ¿Lo dijo Bolaño en alguna entrevista?    



10:09 a.m.

Este cuento no es inédito, chingao. A ver si investigan bien.

Arturo Belano    



1:40 p.m.

Che, gracias por tu respuesta.

Un abrazo    



» Publicar un comentario