MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Cecil Taylor quiere leer a Aira

Cecil Taylor en un álbum grabado en 1958. Fuente: cduniverse

Buenísima la anécdota que Pablo Gianera cuenta en ADN Cultura sobre cómo el legendario pianista neoyorquino de jazz Cecil Taylor se entera, finalmente, de que en Argentina un escritor llamado César Aira ha escrito un célebre texto sobre él. El intermediario es un pianista argentino, Alan Zimmerman. Dice así:

Terminado el show, Zimmerman se sacó una foto con él y le preguntó vagamente, sin expectativa, por la posibilidad de tomar alguna clase. Inmediatamente, Taylor le respondió, pero dirigiéndose a Geri Allen. "Give my number to this man" [Dale mi número], ordenó. "Te vas de acá con un premio", le comentó después la pianista. "No es fácil conseguir el número de Cecil." Hubo luego postergaciones, encuentros y desencuentros telefónicos. Alan tenía que volver a Buenos Aires dos días después y nunca llegó a tomar la clase prometida. Pero en la última conversación hablaron de libros y lecturas. Siempre se supo que, además de escribir muy bien -ahí están para probarlo las liner notes de algunos de sus discos-, Taylor es, como era Lennie Tristano, un lector ansioso e imparcial cuyos intereses van de la literatura a la astronomía (de hecho, está leyendo en este momento un libro "sobre el cosmos"). Alan le mencionó entonces "Cecil Taylor", el cuento de César Aira, posiblemente uno de los textos más logrados que se haya escrito en lengua española sobre un músico. Previsiblemente, Taylor ignoraba por completo la existencia de ese cuento y dijo que quería leerlo, pidió por favor que se lo mandaran traducido a su casa.

Por cierto, gracias al blog "El castillo" de Oliverio Coelho, pueden leer Cecil Taylor de César Aira.

Etiquetas: , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

11:41 a.m.

Iván, gracias por el tip para leer el cuento de Aira... No lo conocía, pero soy un escucha irredento del gran Taylor...
Saludos,
Carlos M.    



» Publicar un comentario