MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Watanabe elogiado en España

El inolvidable José Watanabe. Fuente: elpaís

Hoy día todo me ha conducido a José Watanabe. Me encontré con su cariñosa hermana en un banco de San Isidro, luego de unas horas vi caminando, muy elegante, a su viuda Micaela Chirif desde un taxi y no le pude pasar la voz. Y luego, entro en "El Cultural" y leo la elogiosa -y justísima- reseña que Joaquín Marco le hace a la publicación en Pre-Textos de su Poesía Completa. A un amigo, compañero y maestro como Wata se le recuerda toda la vida, pero hay días en que su presencia es más fuerte que otros días. Este jueves en que todo ha sido una coincidencia en mi vida, esta es la mejor, la que más me alegra. Dice la reseña:
No cabe duda de que el conjunto de la producción de Watanabe constituye una de las experiencias más renovadoras no sólo de la poesía peruana de la promoción de los setenta o de quienes inician la publicación por aquellos años, sino de la poesía hispanoamericana –incluyendo la española– reciente. La observación del mundo natural, siempre referido a la experiencia humana, puede resultar de una tremenda crueldad, como en su poema “La Mantis Religiosa” (p. 66), donde se limita a relatar un coito y la succión del macho. El objetivismo y el lenguaje directo, casi oral, le permite poderosas fórmulas. Las fórmulas expresivas se mantienen con toda la intensidad de una poesía que se sirve de un estricto realismo simbólico. El tema del hambre, tan vallejiano, aparecerá tardíamente en “El pan” (p. 371) y en “El destete” (p. 375), cuya sensibilidad tanto recordará a Miguel Hernández, aunque la escena universal adquiera aquí el tinte campesino peruano: “Con que paciencia/ la madre envuelve su magro seno con lana de oveja/ negra. Y el seno ya no es más/ el sitio de la ternura” Pero Watanabe no desdeña tampoco la inspiración culta, como en el título de “El camisón (Magritte)”. Tampoco elude ciertas corrientes como el surrealismo o el expresionismo. En uno de sus poemas podemos advertir ecos del filme Simón del desierto, de Buñuel, así como el sentido del humor –en ocasiones próximo a lo trágico–. Pero con lo cotidiano consigue sus mejores logros, como “A la noche” (p. 152), donde describe una escena nocturna de su infancia. La sensibilidad del lector que se acerque a la poesía de este, en apariencia sencillo, aunque muy complejo poeta peruano no restará indemne. Watanabe consiguió alzar la palabra desnuda como arma poética. Sus temas fundamentales: la infancia campesina rescatada, el amor, el paso por los hospitales y el dolor, la muerte de los seres queridos, se tratan con un original e inolvidable mestizaje.

Etiquetas: , , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

4:31 p.m.

opaaa pero q mal genio man , ok yo no te estoy presionando aa no me malinterpretes , pero es un consejo , asi es q tienes q respetar las opiniones no crees , weno un abraza y sorry si te moleste byeee    



3:21 p.m.

Muy lindos versos, gran poeta. Que nadie lo olvide...    



» Publicar un comentario