MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Loriga y el amor

Ray Loriga. Fuente: indiferentes

Ya solo habla de amor es la novela que inaugura la relación de Ray Loriga con Alfaguara. La historia nos conduce a un escritor que deja de hacer cosas porque no puede superar sus problemas sentimentales. ¿Suena conocido? Demasiado, lamentablemente. Mientras espero leer la novela (la primera de Loriga que espero terminar de leer, porque las otras las he abandonado rápidamente) leo esta entrevista en "El País":

Redactada como un monólogo interior, Loriga ha elegido como protagonista a un escritor con problemas sentimentales, un tipo aquejado de lo que clínicamente sería diagnosticado como una depresión, acentuado en este caso porque el personaje ha acabado por enamorarse de su tristeza. El autor de Tokio ya no nos quiere reconoce que se encuentra en un momento literario en el que necesita cambios y que las cuestiones relacionadas con el corazón son asuntos tan subjetivos como atractivos. En uno de los párrafos de su novela el escritor compara una relación sentimental con una batalla: "Una tropa necesita una canción, un amor y una carta de amor en el bolsillo". Su idea sobre la conquista tiene que ver con "el asalto a un tesoro que no nos pertenece". Y sin embargo, Ya sólo habla de amor no cuenta la historia de una persona, ni siquiera tiene relación con el deseo, sino más bien con un sentimiento. "El amor romántico no necesita ontraprestaciones, es sencillamente un estado de ánimo virulento y propio", dice. "El amor que a Sebastián le importa es aquél que no controla nada, que lo posee más allá de su propia emoción y va más allá del que nos proporciona seguridad, placer y autoestima".

Claro, la sección chisme literario no puede estar ausente tratándose de Loriga, ex esposo de la célebre cantante Christina Rosenvinge:

Del argumento de la novela se desprenden también muchas similitudes con la propia vida del escritor, recientemente separado de la cantante Christina Rosenvinge -lleva tatuado su nombre en el brazo-, con la que tiene dos hijos, pero Loriga no mueve una ceja cuando se le pregunta por ello. Las especulaciones sobre su vida anterior no parecen preocuparle. En alguna ocasión, ha definido su literatura como una especie de corresponsalía de sí mismo. "No tanto como notario de lo que sucedía sino de las situaciones literarias en las que andaba metido. No escribo lo que sucede sino lo que imagino desde una serie de parámetros que suelen ser más literarios que vivenciales", dice. "La ficción como territorio ocupa ese lugar que la gente llama la vida. Cada vez tienes más ficción en la cabeza y menos cosas reales".

Etiquetas: , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

6:09 p.m.

Ese es Ray Loriga o es Javier Bardem... no te pases, le hizo daño dejar a Rosenvinge.    



7:09 a.m.

Yo me terminé ayer de leer el libro...me resultó un poco lento de ritmo, y quizá demasiado repetitivo en las descripciones (y algunas veces pretencioso)...pero bueno, aunque no es para mi ni de lejos su mejor libro, seguiré leyéndole...
Y si, es cierto que no puedes evitar imaginar ciertos paralelismos con la vida real del escritor...y no sin cierta morbosidad, pensar "Alicia no será Cristina Rosenvinge...? y Mónica no será Eugenia Silva...? pero la ficción es sólo eso...ficción...o no?    



» Publicar un comentario