MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Plagio psíquico

Marie Darrieussecq acusada de plagio psíquico. Fuente: france diplomatie

Una polémica muy fuerte se ha destado en Francia entre dos escritoras célebres: Camille Laurens y Marie Darrieussecq, ambas compañeras del mismo sello editorial POL. Resulta que Darrieussecq publicó hace poco una novela titulada Tom est mort ("Tom está muerto") en la que una madre describe paso a paso sus sentimientos en torno a la muerte de su hijo de diez años. Pues bien, la Laurens había publicado unos años antes un cuento titulado "Philippe" donde también describe la muerte de un hijo, sólo que era el suyo propio, un bebé de días de nacido. Cuando Laurens leyó la sinopsis de Tom est mort y luego la novela, no dudó de que se trataba de un plagio. Pero no de un plagio literal ni temático sino de un "plagio psíquico". Ella insiste que Darrieussecq se ha metido en su cerebro y lo ha saqueado, quitándole sus emociones y sentimientos, pues de otro modo no hubiera podido escribir esa novela pues a Marie no se le ha muerto nadie. Por su parte, Marie dice que el tema del proceso del duelo es universal y está en todo su derecho de tomarlo, sin necesidad de pedirle permiso a Camille. ¿Existirá el "plagio psíquico" a partir de ahora? ¿Ya nadie podrá escribir nada sin ser denunciado? El colmo de la payasada. En Le Monde, como en varios diarios de Francia, describen los hechos con detalley un poco de sorna. En Literary Saloon temen que los escritores norteamericanos empiecen demandas similares.
Dice Le Monde: "Elue entre-temps jury du prix Femina, Camille Laurens lit quelques jours plus tard Tom est mort, dit-elle, "dans un vertige de douleur, le sentiment d'une usurpation d'identité, la nausée d'assister par moments à une sorte de plagiat psychique". Elle rappelle ensuite une autre polémique, qui avait été lancée en 1998 par Marie NDiaye contre Marie Darrieussecq qui publiait alors son deuxième roman, Naissance des fantômes. La première accusait la seconde non de "plagiat" mais de "singerie" de ses propres romans. La querelle avait fait long feu. Estimant que l'écrivain - mieux que le critique ou l'éditeur - "sait ce qui lui appartient", Camille Laurens écrit : "J'ai eu le sentiment, en le lisant, que Tom est mort avait été écrit dans ma chambre, le cul sur ma chaise ou vautrée dans mon lit de douleur. Marie Darrieussecq s'est invitée chez moi, elle squatte." Pour étayer ses accusations, elle affirme avoir "aisément" reconnu des "passages de Philippe, mais aussi de Cet absent-là où (elle) évoque cet enfant perdu (...) : phrase ou idée, scène ou situation, mais aussi rythme, syntaxe, toujours un peu modifiés mais manifestement inspirés de mon épreuve personnelle et de l'écriture de cette épreuve." Parmi les quelques exemples qu'elle cite, celui-ci : "Je ne suis pas le corps, je suis la tombe." (Philippe) ; "Sa terre natale, moi. Moi, en tombe." (Tom est mort). "Je ne dis pas que le piratage soit constant, mais les occurrences suffisent à créer une tonalité, un climat littéraire et stylistique, sur lesquels je ne peux pas me tromper", conclut-elle sur ce point. Pour Camille Laurens, Tom est mort "pose la question de l'obscénité et du cynisme" dans la mesure où Marie Darrieussecq, n'a pas, comme elle, vécu directement le drame de la mort de son enfant. "Au bout du compte, mise à part l'émotion facile et prompte, quel est le projet d'un tel déploiement sur un "thème" aussi consensuel ?", s'interroge-t-elle, avant de dénoncer "l'ambiguïté de l'instance narrative" : "La mort, d'accord, mais pour de faux. La mort, c'est du roman !""

Etiquetas: , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

7:32 a.m.

TRADUCCIÓN: Elegida en la ocurrencia jurado del premio Femina, Camille Laurens lee algunos días más tarde de haber muerto Tom,-dice ella- “en un vértigo de dolor, el sentimiento de una usurpación de identidad, la náusea de asistir por momentos a una suerte de plagio síquico”. Ella recuerda entonces otra polémica que había desatado en 1998 Marie Ndiane contra Marie Darriesseucq que publicaba entonces su segunda novela “Nacimiento de los fantasmas”. La primera acusaba a la segunda no de “plagio” sino de “monería” o imitación burda de sus propias novelas. La querella había sido muy ruidosa. Estimando que el escritor –más que el crítico o el editor- “sabe aquello que le pertenece”, Camilla Laurens escribe: “Tuve el sentimiento, al leerlo, que “Tom está muerto” había sido escrita en mi habitación, el culo sobre mi silla o tirado sobre mi lecho de dolor. Marie Darreussecq se ha invitado a mi casa, ella la ha ocupado”. Para sostener sus acusaciones, ella afirma haber “fácilmente” reconocido “pasajes de “Philippe”, pero también de este ausente donde (ella) evoca este niño perdido (…): frase o idea, escena o situación, pero asimismo ritmo, sintaxis, siempre algo modificados pero claramente inspirados de mi vivencia personal y de la escritura de esta vivencia”. De entre los varios ejemplos que ella cita, este: “Yo no soy el cuerpo, soy la tumba” (“Philippe”); “Su tierra natal, yo. Yo en tumba” (“Tom está muerto”). “Yo no digo que la piratería sea constante, pero las ocurrencias bastan para crear una tonalidad, un clima literario y estilístico, sobre los cuales no puedo engañarme”, concluye ella sobre este punto. Para Camilla Laurens “Tom está muerto” plantea la cuestión “de la obscenidad y del cinismo” en la medida en que Marie Darrieussecq no ha vivido en carne propia, como ella, el drama de la muerte de su hijo. “A fin de cuentas, descartando la emoción fácil y pronta, ¿cuál es el propósito de una tal explanación sobre un “tema” tan consensual?, se cuestiona ella, antes de denunciar “la ambigüedad del instante narrativo”: “La muerte, de acuerdo, pero para lo falso. La muerte es novela”    



» Publicar un comentario