MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

McKee y los escritores chilenos

Robert McKee en Chile. Fuente: teatrooriente


La llegada de Robert McKee, autor de El Guión: sustancia, estructura, estilo y principios de la escritura de guiones de lectura obligatoria para todos los guionistas de Hollywood (hasta el punto que a McKee lo llaman el "gurú" de los guiones), estuvo en Santiago de Chile y en su seminario no solo se pudo ver cineastas sino también escritores. Mauricio Electorat comenta el hecho en el Suplemento de Libros de "El Mercurio":

Entre los asistentes al seminario que Robert McKee, el gurú del guión de Hollywood, dio hace un par de meses en Santiago, había varios novelistas de nuestro medio local, algunos conocidos y otros por conocer. Me parece un gran paso que las nuevas y menos nuevas generaciones de narradores consideren que la estructura es una dimensión básica de la novela y se interesen por aprender a estructurar sus relatos. Aunque sea por razones estrictamente comerciales. Y es que eso es también otra cosa que ha cambiado radicalmente: dudo que hoy día haya un solo escritor al que no le preocupe que sus novelas se vendan. Y para que se vendan, en primer lugar, han de ser legibles. Buenas o malas, lineales o fragmentarias, intelectualmente inquietantes o perfectamente anodinas, pero comprensibles. Ambición que, por lo demás, comparto (...) Entonces vino McKee, a darnos la receta. Y, repito, me alegro mucho. Pero, si miramos un poco hacia la historia (la de nuestros colegas escritores al menos, lo mínimo que se puede esperar de un sujeto que se jacta de novelista) descubriremos que no existe ni un solo novelista que no sea consciente de la importancia de la estructura. Balzac, que no sólo es el inventor de la novela moderna sino de una galaxia novelística (las 95 de "La comedia humana"), no podía escribir nada si no definía previamente "los grandes volúmenes" de cada historia. De hecho, "La comedia humana" es una proeza arquitectónica insuperable. Flaubert se pasó la mitad de su vida haciendo esquemas no solo de cada novela, sino de cada capítulo y hasta de cada escena. Él llamaba a eso "hacer plan". Juan Marsé le dedica meses a planear la estructura, a encontrar el tono y el ángulo de cada una de sus novelas (él habla de "hacer el entorno"). Alejo Carpentier llegaba a hacer retratos de sus personajes. No me imagino a Balzac, ni a Flaubert, ni a Carpentier, ni a Roth, ni a Kundera, tomando un taller de guiones (con McKee o con Dios), por dos razones: la novela es un objeto artesanal, el guión es un objeto industrial; la novela es un fin en sí misma; el guión, un medio. Ni el mejor de los guiones podrá ser tan soberano y rico como una buena novela. Si no, pregúntenle a Faulkner.

Etiquetas: , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

12:39 a.m.

No estoy en absoluto deacuerdo con lo de que ni el mejor de los guiones podrá ser tan soberano y rico como una buena novela... Para hacer un buen guión debes convertirte en el dios de tu mundo creado, conocerlo hasta el más ínfimo detalle... algo que porsupuesto has de hacer en una novela... pero, ¿acaso crees que la perfecta selección de una trama, eliminando todo detalle que no sea absolutamente imprescindible para el contexto de la historia y hacer dialogos perfectos de personajes coherentes y bien realizados... no tiene comparación a una novela? ¿Que el hecho de no poder expresar un pensamiento en palabras sino en sucesos que te hagan sentir lo que siente el personaje sin describir sus emociones es inferior al lenguaje de una novela?.
Lo que un novelista hace en 450 páginas un guionista debe hacerlo en 120. Lo que un novelista espresa en palabras, un guionista debe espresarlo en imágenes...
Simplemente, estamos hablando de dos artes diferentes... ¿acaso es mejor la literatura que la pintura o que la música?... y por último, amigo elitista, ¿acaso crees que serías capaz de escribir un buen guion? ¿enserio? ¿así de ingenuo eres?    



» Publicar un comentario