MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Angela Becerra en Buenos Aires

Angela Becerra. Fuente: el universal

Angela Becerra, ganadora del tercer premio Planeta- Casamérica, está en pleno book tour y ahora estacionó -por unos días nomás- en Buenos Aires. Ahí la pescó Silvina Friera y la entrevistó dramáticamente titulada Ella, que todo lo tuvo. En la nota podemos leer el origen y el tema de la novela:

La protagonista de su novela, Ella, es una escritora colombiana que, harta de los abusos de su abuelo, decide huir con su música a otra parte, a Italia, donde comenzará una nueva vida. Hasta que en un accidente, su marido y su pequeña hija desaparecen. No puede llorar y desatar ese nudo que la ahoga. La ausencia de las lágrimas no logra blindar la angustia y la desesperación. Ni siquiera puede escribir una fascinante historia que le contó su padre. De pronto viaja a Florencia y repara en que, al igual que ella, los libros también enferman de soledad y abandono. Se anota en un curso de restauración de libros antiguos. Si antes del accidente, de las pérdidas y de la soledad, escribía para mantener a raya el maldito desasosiego de no entender la vida, ahora recupera palabras desaparecidas de los libros que fueron víctimas del Alluvione en 1966, cuando las lluvias torrenciales provocaron que el río Arno se desbordara. Salvando las distancias, Ella tendrá “su propio Virgilio” en Lívido, un librero anticuario que pertenece a la raza de los solitarios, esos seres que a falta de compañía desarrollan la capacidad de emocionarse y percibir. Y sobre todo de comprender. La escritora colombiana, que hace veintidós años que reside en Barcelona, cuenta a Página/12 que el germen de la novela comenzó en Florencia, en el 2004, cuando estaba escribiendo El penúltimo sueño. “Siempre tomo notas en una libretita; de todo lo que apunto uso pocas cosas, pero cuando algo vale la pena siempre vuelve a ti. Vi a una señora que había sido muy bella, pero estaba arrasada por una soledad y una tristeza terribles. Lo curioso es que la sigo y ella llega al bar, pide un trago, no se lo toma y mira a todos muy distante y se va sin pagar. Al día siguiente volvió al mismo sitio, y así durante cinco días. Ya me había imaginado toda la película, toda la historia. Escribí: ‘Aquí hay una historia de soledad’. En el bar había mucha gente bebiendo, pero nadie hablaba con nadie –-recuerda Becerra–. Sabía que me iba a implicar mucho emocionalmente con esta novela porque había decidido que la protagonista fuera escritora, pero además porque soy una persona apasionada que suelo vivir intensamente las novelas.”

Friera le pregunta, además, si algunas de las historias de Ella pueden estar vinculadas a su propia experiencia. Becerra contesta:

Algunos recuerdos de Ella son míos; a mi padre le gustaban el tango y la milonga. Pero mi abuelo no era como el de la novela. El otro día hablaba con mis hermanos y me decían: “Pobre el abuelo” y yo les decía: “¡Pero ésa no soy yo ni ese era nuestro abuelo!” (risas). Cuando tú estás escribiendo una historia de esta naturaleza, en la que abres una ventana al interior de alguien, dejas colar el ojo del lector en el alma de esta persona. Todos a lo largo de nuestra vida nos hemos sentido solos o incomprendidos. Esa es la condición del ser humano, no estamos tan alejados de esta “realidad ficticia”, de esta “realidad inventada”. Todos los seres humanos estamos hechos de emociones, de sentimientos, de deseos.

Etiquetas: , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

1:10 p.m.

Va¡¡¡¡ Aquí en Colombia, los escritores por lo menos, no queremos a Angela Becerra, (Por algo la escogimos los talleristas de escritura creativa en Bogotá como el peor escritor(a) de Colombia actualmente, y somos más de 100) una más que se suma a la farsante lista de los ganadores de la seudo-editorial planeta, ( que le pregunte alguien en su tumba a Cela)que lo único que busca es ganar y ganar dinero, solo dinero. No como Anagrama, la flamante editorial de herralde. De los dos tengo noticias: Angela becerra estará solo hasta hoy en Buenos Aires, después estará aquí en Bogotá presentando su libro en el Gimnasio Moderno. Me han invitado, pero no voy a ir a escuchar semejante bodrio. En cuanto a Herralde, que ya está aquí en Colombia, tendré el placer de escucharlo en el marco del festival El Malpensante. Mucho mejor escucharlo a el, el gran editor, que escuchar a una espanta medias como Becerra.    



1:12 a.m.

La novela es realmente fantástica! Te enreda desde la primera página...
y ella es una mujer increíble a la que tuve la oportunidad de conocer ...es cariñosa, atenta y emocionante...
Saludos desde algún rincón de Iberia y enhorabuena por este espacio.    



8:49 a.m.

Compañero, Thays, ya es el colmo. Cada vez que hablas de Silvina, le erras al apellido, y es con la única que lo haces! Es Friera F-r-i-e-r-a, y no lo has escrito bien ni la mitad de las veces.

jeje, un saludo boliviano    



9:46 p.m.

Una tontería... ¿la escritora Silvia Freire y Silvina Friera son la misma persona?
Lo digo porque esta misma entrevista está publicada en página/12 por Silvina Friera.

Y de paso, un salido Iván... tú blog siempre uno de los mejores en lo que a literatura se refiere.    



» Publicar un comentario