MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Las cartas de Julio y Carol

Julio Cortázar y Carol Dunlop. Fuente: el país

A manera de backstage de lo que fue la escritura del libro Los autonautas de la cosmopista, escrito a dos manos entre Julio Cortázar y su esposa Carol Dunlop, se ha publicado la correspondencia entre ambos y, además, la de Julio con su amiga serbia Silvia Monrós-Stojakovic, traductora del autor. Como recordarán, el texto se publicó luego de la muerte de Carol y poco tiempo antes de la del propio Julio. En el diario El País aparecen, en pdf, algunas de esas cartas. También se informa:

El volumen, titulado Correspondencia. Julio Cortázar, Carol Dunlop, Silvia Monrós-Stojakovic, reúne nueve cartas y postales del autor de Historias de cronopios y de famas, junto a cinco de Dunlop y otras cinco de Monrós-Stojanovic. En las misivas, fechadas a principios de los años ochenta, se recoge la preocupación de Dunlop después de que a Cortázar la diagnosticaran una leucemia, el dolor del autor por la muerte de su esposa y la emoción ante la escritura de Los autonautas de la cosmopista. [La editorial] Alpha Decay ha querido que las cartas conservaran los problemas idiomáticos que son evidentes -Carol era norteamericana, Silvia es serbia; las cartas de Julio han sido corregidas de sus lapsus calami-; aquí publicamos algunas, que permanecían inéditas. La editorial pondrá a la venta el libro el próximo lunes, 13 de abril.

Etiquetas: , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

4:56 p.m.

Leí por primera vez a Cortázar a los 13 años. Sí, al iniciar la adolescencia. Me cautivó de principio a fin. Empecé a leer sus cuentos y de la mano de un amigo me llegó su más elogiada obra, Rayuela, esta fue la culpable de que no estudiara para mis exámenes finales al terminar la secundaria ni que quisiera salir de casa, solo por el gusto de leerla y releerla. Me da gusto haber conocido, aunque solo de esta forma, a uno de los escritores más innovadores de los ultimos años.    



» Publicar un comentario