MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

El melancólico Kerouac

Carátula de novela de Kerouac. Fuente: perdonameperoteamo

Rodrigo Fresán vuelve a definir con acierto el verdadero carácter de un escritor: no la velocidad sin freno sino la helada melancolía es lo que define a Jack Kerouac, dice. Se trata de la reseña de un libro menos célebre del autor de En el camino, titulado Satori en París y que acaba de ser editado en España por Ediciones Escalera. Dice la reseña:

Suele asociarse la obra de Jack Kerouac a la velocidad de la combustión espontánea, a la euforia sin frenos, al horizonte como límite y a las noches interminables mientras relampaguean saxos y sexos. Pero es una impresión tan fácil como parcial: porque si algo marca a fuego a la mística del «Rey de los Beatniks» es una corriente de helada melancolía. Esta aparece ya en ciertos tramos de En el camino, en Los subterráneos y, muy especialmente, en esa suerte de épica íntima de la derrota que es Satori en París. Aquí -en este pequeño gran libro publicado en 1966, tres años antes del final, cuando ya a casi nadie le interesaba el autor o sus ideas- se cuenta muy poco. Y se lo cuenta desde la fatiga de aquel que comprende que el motor de su vida ya no es lo que era. Y, aún así, emociona. Y duele. (...) Así, esa despedida apenas encubierta que es Satori en París -tan lejos ya de esas epifanías de carretera en las que se celebraban los encandiladores estallidos de «los locos por vivir, los locos por hablar/ los que arden como fabulosos fuegos artificiales»- termina alumbrando el paisaje crepuscular de un hombre solo. Un viajero cansado de viajar, a un costado de la ruta, haciendo auto-stop junto a los restos de su accidentada leyenda, esperando en vano a que alguien, por favor, lo recoja y lo lleve de regreso a casa.

Etiquetas: , , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

11:45 a.m.

No se acaba de editar recién y es bastante malo el libro, salvo algunos pasajes de París, pero me resultó aburrido. Voy a leer la nueva versión de El camino a ver qué tal, pero Sartori en París, na que ver brother.    



8:53 p.m.

Creo que Losada lo publicó hace muuuchos años en Argentina. Igual lo compro cuando llegue. Saludos.

Sicksic    



12:58 a.m.

¿Cómo que "na que ver brother"? Kerouac es siempre Kerouac, aunque la novela sea "más débil", "más leve", quizá "más aburrida", Kerouac siempre está ahí con su largo e incombustible Rollo. Ah, y también Fresán es siempre Fresán.
Otro Melancólico: Bolaño, un gran melancólico.
¡Viva la melancholĭa!    



1:03 a.m.

La gente y la prensa confunde el hecho de que a finales de los sesenta se publicara Satori en en castellano, (Losada, 1968) con una traducción bastante mala pero meritoria dado el poco margen de estudio de la obra que entonces se tenía. La traducción que ofrece ahora Escalera es mejor y más fiel al ritmo beat del autor, aunque éste sea una obra sin la fuerza y la juventud generacional de On the Road, es un documento interesantísimo para observar cómo un gran autor se desmitifica ante sus lectores y gruppies coñazo antes de morir.
Recomiendo leer más Kerouac que únicamente On the Road.
Saludos.    



» Publicar un comentario