MOLESKINE ® LITERARIO

Notas al vuelo en cuaderno Moleskine® .

Guebel entrevistado

Daniel Guebel. Foto: Diego Sandstede. Fuente: lanación

El nombre del argentino Daniel Guebel me era completamente desconocido hasta que Chris Andrews, el primer traductor de Roberto Bolaño, lo mencionó dentro de una lista de autores latinoamericanos -en realidad, argentinos todos ellos- a los que les presta atención. Pues ahora me entero, además, que Guebel acaba de sacar una novela titulada Derrumbe con Mondadori y lo entrevistan en Página12. Por este año, dudo que lea más autores argentinos después de dos semanas leyendo los libros que me trajeron de Buenos Aires; pero el próximo estoy seguro de que alguien viajará y me sacaré la duda sobre Guebel. Por lo pronto, leyendo el argumento me siento super conectado con el protagonista.

Pueden ir leyendo en pdf el primer capítulo.

Dice la nota: "La mañana siguiente a la Navidad todo se desmorona en la vida del protagonista de Derrumbe (Mondadori), la nueva novela de Daniel Guebel. En una semana su mujer y su hija se irán; no es la mejor manera de terminar el año. El dolor por la separación lo convierte en “un animal ciego que choca contra todo”. Con una entonación rabiosa y descontrolada, ese animal ciego expone sin rodeos su intimidad; registra, como si se tratara de un diario, sus percepciones inmediatas de la hecatombe: su desconcierto, su angustia, su soledad. “Soy un escritor fracasado, eso ya se sabe”, dice. “Pienso que el talento a lo sumo me alcanza para escribir una obra maestra de segunda categoría. Y hasta llego a creer que incluso esa pretensión es absurda.” No para de pensar, de lamentarse, y de contar bajo un impulso emocional que sorprende por la contundencia con la que se mantiene de principio a fin. “Soy una versión metafísica del judío religioso que gimotea ante el Muro de los Lamentos después de que se lo retiraron; ahora ni siquiera tiene dónde apoyarse y ganó un nuevo motivo para llorar y tirarse de las barbas. A la hora de la queja, no hay nadie como yo.” No puede evitar afligirse ante la paradoja de que aunque escribe para todos, no es leído por nadie; confiesa que siempre supo que su mujer lo abandonaría, “desde el primer día en que vino a vivir conmigo”; que ha perdido las esperanzas y, por lo tanto, la ilusión (“en la lápida de mi tumba debería escribirse: ‘No soy’”). Sólo su hija es capaz de conectarlo con la vida, la única que puede sustraerlo de la basura en la que se hunde. Guebel señala a Página/12 que empezó a escribir Derrumbe apenas su mujer y su hija se fueron de su casa. “Me moría, quería gritar y no podía”, recuerda. “Me senté a escribir la verdad de los hechos; quería hacer una especie de registro completamente torrencial y demencial de cada momento de mi vida cotidiana de recién separado. Cinco minutos después, me di cuenta de que el texto se desviaba en otra dirección, que aparecía el mito del escritor fracasado porque ese dolor arrastraba las bajas pasiones de mi vida.” Guebel aclara que utiliza el material confesional de manera estética. “En el primer capítulo, ante la inminencia de su ruptura matrimonial, el personaje se exaspera contra su propio yo y contra las expectativas que tuvo a lo largo de su vida. Es como un animal ciego que choca contra todo lo que ve: contra su posición de escritor, contra su universo sentimental, contra los demás escritores, contra la propia insignificancia de su yo. El marco general de la novela es: la mierda está afuera, la mierda está adentro; el hombre que lo da todo y se convierte en el peor de los desechos, el hombre como resto, un escritor genial que se considera nada, y a la vez esa nada está carcomida por los gusanos de la ambición y del reconocimiento.”

Etiquetas: , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

5:33 p.m.

Curioso:el mismo tono y las mismas tres primeras letras que DERROTA, notable poemario del importante poeta venezolano Rafael Cadenas.    



» Publicar un comentario